26 de marzo de 2014

Regreso express a Berlín

Este fin de semana nos fuimos de excursión a Berlín. Un viaje de esos locos, coger la carretera el viernes al salir del trabajo y llegar bien entrada la noche para regresar el domingo por la tarde.
Pero ha merecido la pena, en serio. Ha sido un grandísimo viaje. Me hacía muchísima ilusión volver a Berlín después de dos años. Los cinco meses que estuve allí viviendo fueron geniales y este fin de semana ha sido un reencuentro con esa ciudad que tanto me marcó.
Berlín sigue igual, pero al mismo tiempo ha cambiado. Me refiero, la Puerta de Brandeburgo sigue donde estaba, y la Torre de la televisión continua en Alexanderplatz. Pero hay muchos edificios nuevos, y las grúas de las obras actuales reflejan que la ciudad sigue en movimiento, cambia y evoluciona. Aunque siempre manteniendo el espíritu impregnado en la ciudad. Ese aire alternativo que caracteriza a Berlín y que sin ninguna duda la hace única.



Me ha encantado poder hacer la ruta turística que yo misma he diseñado y que poco a poco os voy poniendo en el blog. Y volver a comer el mejor Kebap que haya probado jamás en mi vida.
Si vais a Berlín no dudéis en ir. Es un kiosco que se encuentra en mitad de la calle, pero que la cola no os desanime, merece la pena la espera. Está claro que si la gente espera es por algo… Cuando vivía allí, llegué a ver cola de bastantes personas esperando bajo la lluvia. Esta vez nosotros estuvimos más de media hora esperando, pero uffff… es imposible de describir el sabor con palabras, de verdad, tenéis que probarlo. Tan solo tienen 3 variedades, pero elijáis lo que elijáis os va a sorprender.


Mehringdamm 32
U6 U7  Mehringdamm



Justo al lado está una de los puestos de la franquicia Curry 36. Que se dice, es la mejor Curry Wurst de Berlín.



Así que ya sabéis, tanto por el Kebap (sobre todo por el Kebap) como por el curry wurst, hay que ir hasta allí.

Hay una cosa que me hace muchísima gracia del metro de Berlín, y es la decoración de las puertas y ventanas. Si os fijáis, o no, porque se aprecian bastante bien a primera vista, veréis la imagen de la puerta de Brandeburgo repetida infinidad de veces.



Berlín es una ciudad impresionante, tienes de todo y puedes encontrar cualquier cosa que busques. Está llena de vida. Pero a pesar de eso sigo pensando lo mismo que hace dos años cuando me fui. No es mi ciudad.
Es gigante, todo está hecho a lo grande y se tarda muchísimo tiempo en llegar de un sitio a otro. Está claro que todo es acostumbrarse, pero esta fue una de las principales razones por las que no me quedé allí y ahora que vuelvo sigo pensando lo mismo. Es una gran metrópoli, demasiado grande para mi gusto.

Una de las características de todas las capitales es la gran multiculturalidad que tienen. Es algo que podemos ver en Londres, Berlín o Madrid. Puedes encontrar gente de todas partes del mundo. Yo quería y sigo queriendo vivir en Alemania, y en Berlín, con tanta gente de diferentes nacionalidades, es muy complicado sentir que estás en Deutschland. De hecho los propios alemanes lo dicen, Berlín no es Alemania, Berlin ist anders.

Esto de la multiculturalidad conlleva otro aspecto que me echa para atrás y es que aquí es casi más sencillo oír hablar en inglés que en alemán. Así que para aquellos que queremos aprender el idioma de Goethe, esta no es la mejor ciudad.

Creo que si tuviese que describirla con una palabra diría que es “alternativa”. Es bohemia, diferente, un tanto hippie. En las zonas más turísticas quizás esto no se pueda apreciar bien, pero si nos adentramos un poco por la calles ese ambiente de despreocupación, alegría y libertad se nota bastante bien. Esto no es que sea para nada un problema, pero en algunos momentos me llegó a dar la sensación de que estaba poco cuidado, que no digo sucio, sino dejado.


A la gente que le gusten las grandes ciudades, esos que se sienten encerrados en poblaciones de pocos habitantes, sin duda esta es su ciudad. Yo, personalmente, me quedo con Colonia.

Cuando fui por primera vez, me enamoré de la ciudad. Y tengo un muy buen recuerdo de mi estancia allí. Me gusta Berlín y siempre que tenga la ocasión iré de nuevo. Pero dudo mucho que alguna vez vuelva a vivir allí.

Todo esto que he escrito es una opinión personal, completamente subjetiva. Cada cual sentirá y pensará de forma diferente. Así que sois libres de comentar vuestras impresiones sobre esta gran ciudad que es Berlín.


Un saludo!!


2 comentarios:

  1. Hola!
    Yo estoy de acuerdo con lo que dices de Berlin.
    Y respecto al kebapp oh señorrrrrrr, sigo soñando con él.
    Tuve tan mala suerte que después de 40min se acabó la carne y me tocó volver al día siguiente, pero mereció la pena!

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Monty!!
      ¿Tú también eres de los que hacen cola en la calle para comer un kebap? Estoy contigo, merece la pena la espera. Están riquísimos :D
      Un saludo!!

      Eliminar

¡Buenas!

¿Te ha gustado esta entrada? ¿Te ha parecido interesante? ¿Estás en desacuerdo? ¿Tienes algo que aportar sobre este tema?
Yo os cuento mis experiencias, y todo aquello que me parece digno de mención sobre este país, ¿te animas a compartir tu opinión y experiencia con nosotros?
Siempre me alegro cuando veo nuevos comentarios, así me da la sensación de que no hablo conmigo misma...

Muchas gracias por leerme y por comentar.

PD: Es posible que algunas veces los comentarios den fallos. Escribís, lo enviáis y luego no aparece... No lo he borrado, es un error que da Blogger y no consigo averiguar que es. Si la entrada no es muy antigua podréis encontrarla en la página del blog en Facebook, allí podéis escribir también.

¡¡Un saludo!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...