30 de abril de 2018

Zugspitze


El Zugspitze es la montaña más alta de Alemania. Se encuentra en los Alpes alemanes y su cima está a 2.962 metros por encima del nivel del mar.

Esta montaña, al igual que el macizo al que pertenece, son la frontera natural entre Alemania, que queda al norte, y Austria, al sur.

La primera ascensión oficial hasta la cima la realizó Josef Naus, un militar alemán, el 27 de agosto de 1820 por encargo del Real Instituto Topográfico Bávaro.
Aunque es muy probable que los habitantes de la zona ya hubiesen llegado a la cima con anterioridad.


En la actualidad es posible subir hasta la cima de la montaña de cuatro maneras:

- En tren desde Garmisch-Partenkirchen. Este tren se llama Bayerische Zugspitzbahn, el trayecto comienza en la estación central de esta localidad y sube hasta los 2.650 metros de altura, es el tren que más alto llega en Alemania. Luego hay que tomar un teleférico para poder llegar hasta la cima.

El trayecto total dura más de 1 hora.

- Con un teleférico desde Alemania. Se toma en la base de la montaña, en Eibsee.

- Con un teleférico desde Austria. Se toma en la base de la montaña, en Ehrwald.


- Andando. Es la opción más larga, dicen que unas 6 horas, más barata y más aventurera. Eso sí, si nos decantamos por esta opción tened en cuenta que hay que estar bien preparados. No podemos ir con prisa ni con un equipaje inadecuado, pues algunos tramos no son aptos para hacer senderismo, sino que hay que escalar.

Antes de subir, tanto andando como por medio de algún transporte, hay otra recomendación a tener muy en cuenta: vamos a estar a casi 3000 metros de altura y va a hacer mucho frío. Así que aunque abajo haga calor, llevad ropa de abrigo.

Una de las cosas que más me llamaron la atención de la cima de esta montaña fue la existencia del Biergarten más alto de Alemania. Sí, los bávaros han montado uno aquí arriba, en la cima del mundo alemán.


Opinión personal: increíble. Simplemente increíble.

Nos encantó la experiencia. Subimos hace unos años y la verdad es que las vistas son magníficas. Fuimos en coche hasta la falda de la montaña y luego nos montamos en el teleférico, pero algún día subiremos andando.

Sin duda es un sitio que merece la pena visitar.



¿Alguno ha subido alguna vez hasta aquí? ¿Cómo lo hizo? ¿Cómo fue la experiencia?

________ 

Alemania es un país lleno de lugares con encanto que esperan ser descubiertas; grandes urbes, pequeñas ciudades y pueblos que parecen estancados en el tiempo. ¿Te animas a descubrirlas con nosotros?

¡Un saludo!



26 de abril de 2018

Tu tacto, tu olor, tu sabor

La idea de este relato salió de un libro titulado "642 cosas sobre las que escribir".


No sé qué me gusta más de ti, si tu tersa piel o tus voluptuosas curvas.
Siempre te encuentro en rincones oscuros y cuando mi mano te toca, no puedo evitar deleitarme con tu contacto. Mis dedos recorren todos tus recovecos y se pierden entre las líneas de tu figura.

La capa marrón que siempre llevas encima me estorba. Te la quito despacio. Con cuidado. Y todas las veces me maravillo por la blancura de esa sedosa superficie, que solo me enseñas a mí. Suave y lisa. Simplemente soberbia, perfecta. Mis manos resbalan por ella y las marcas que recubren tus curvas me cautivan.

Te toco, te palpo, te preparo y busco el mejor lugar por donde empezar.

Luego te abro. Tu olor me domina, me somete y no puedo evitar que unas lágrimas caigan por mis ojos. Algunas veces te odio por ello. Estoy acostumbrado a ello, pues no es nuestra primera vez juntos y tampoco será última. Me gustas demasiado. Pero aun así, detesto que me hagas llorar. Aunque soy consciente de que no lo haces a propósito. Es tu naturaleza.

Cuando estás lista tu olor me seduce y me inunda. Inspiro aire y lleno mis pulmones con tu aroma. Me recreo en ese eterno instante y me convenzo de que unas pocas lágrimas merecen la pena.

El culmen llega cuando, al fin, mi lengua te saborea.

Exquisita.

Podría elegir a otra, sin embargo, nada sería lo mismo. Echaría demasiado de menos tu sabor.

No. Solo puedes ser tú.

Y por eso, por tu unicidad, te escribo estas palabras, este homenaje.

Esta oda a una cebolla.

________

La premisa era escribir una oda a una cebolla.

¿Qué os ha parecido? ¿Qué pensabais que estabais leyendo? ¿Os esperabais el final?

________

Si quieres leer más textos originales escritos por la autora de este blog, en este enlace los puedes encontrar todos.

¡Un saludo!




23 de abril de 2018

Alexander Gerst



Alexander Gerst nació el 3 de mayo de 1976 en la localidad de Künzelsau, en Baden-Württemberg, Alemania.
Es un geofísico y astronauta alemán.


Estudió geofísica en la universidad de Karlsruhe y obtuvo un master de ciencias de la tierra en la universidad Victoria de Wellington, Nueva Zelanda.

En 2007 se le concedió el Bernd Rendel-Preis, un premio que otorga la Sociedad Alemana de Investigación, Deutsche Forschungsgemeinschaft.

El 20 de mayo de 2009 compitió con 8407 candidatos para obtener un puesto en Agencia Espacial Europea, y solo seis personas, entre las que se encontraba Gerst, obtuvieron el puesto. Ese mismo año comenzó su formación como astronauta en el Centro Europeo de Astronautas que se encuentra en Colonia.

En 2010 obtuvo su título de astronauta y un doctorado en ciencias naturales otorgado por el Instituto de Geofísica de la Universidad de Hamburgo.

Hasta la fecha ha realizado un vuelo al espacio, Soyuz TMA-13M, y ha formado parte de dos expediciones, la Expedición 40 y la Expedición 41.

Gracias a su trabajo y su compromiso con la Estación Espacial Internacional (ISS) Joachim Gauck, Presidente de la República Federal de Alemania, le otorgó en 2015 la Orden del Mérito de la República Federal de Alemania de Primera Clase (Bundesverdienstkreuz 1. Klasse).

Y ese mismo año se le puso su nombre a un asteroide, (190617) Alexandergerst.

En junio del 2018 se planea su segundo viaje al espacio, el Soyuz MS-09. Será el primer alemán y el segundo europeo de oeste que viaja al espacio con el título de comandante.

Aún se encuentra en activo, pero se le auguran muchos más éxitos, así que estaremos pendientes y seguiremos de cerca sus progresos.

________

Si quieres conocer más famosos que nacieron en Alemania no dudes en pasarte por esta página: Celebridades alemanas.

¡Un saludo!


16 de abril de 2018

Tschick


Título originalTschick
Título en español: Goodbye Berlín
Autor: Wolfgang Herrndorf
Año de publicación: 2010

Las vacaciones de verano no se presentan especialmente interesantes para Maik, un chico de 14 años que vive en Berlín. Su padre se va a un supuesto viaje de negocios con su secretaria, su madre es ingresada en una clínica de desintoxicación y encima no ha sido invitado al cumpleaños de la chica más popular de la clase, Tatjana, la que por supuesto le gusta.

Piensa que esos días los va a pasar solo, en la piscina de su enorme casa. Pero entonces, Tschick, realmente Andrej Tschichatschow, un chico ruso y compañero de clase de Maik que tampoco ha sido invitado a la fiesta, llega con una sorpresa y una propuesta que lo obligarán a salir, a la fuerza, de su aburrimiento.


Es un libro de literatura juvenil, pero está lleno de aventuras que creo que los adultos también pueden disfrutar. Además, gracias a eso las palabras que se utilizan no son demasiado complicadas, quitando las veces en las que se usa un poco el lenguaje callejero, Umgangssprache. Pero aun así, es posible leerlo en alemán y entenderlo.

En el año 2016 hicieron una película del libro. No la he visto, pero por lo que me han dicho, la cinta no le hace justicia a las palabras escritas. Como suele pasar.


Si queréis leer un libro en alemán que sea entretenido, os lo recomiendo. Y no le tengáis miedo a hacerlo en su idioma original. Puede que tardéis algo más que en español, pero es posible. Quizás no entendéis el 100%, yo no lo hice, pero la idea general se consigue.

¿Conocíais este libro? ¿Lo habéis leído?

Si alguien se anima a leerlo, me encantará conocer sus impresiones sobre esta novela.
________

Si quieres leer más reseñas de libros alemanes pincha en este enlace: Biblioteca.

¡Un saludo!


10 de abril de 2018

Cuando la procrastinación gana la partida

Este relato participa en el taller de abril de la página Literautas. 
Las premisas son: Un escritor o una escritora con miedo al folio en blanco y que contenga las palabras lencería, lápiz y limón.


Hace un día espléndido, el sol brilla con fuerza en el cielo y me calienta. Pero ese calor tan solo se queda en la superficie, encima de la ropa, y no llega a traspasar la piel. Dentro de mí hay un sentimiento muy fuerte que mana, surge de mi interior, y contrarresta cualquier sensación de alegría o confort.

La frustración se ha hecho dueña de mi cuerpo y campa a sus anchas.

Ya han pasado varias semanas desde que me senté por última vez delante de esa hoja en blanco. Y por aquel entonces ya habían pasado unos cuantos días desde que permanecía inmaculada.

Me da miedo volver allí. Enfrentarme a ella y darme cuenta de que sigue tal y como la dejé.

Así que, aquí estoy, convenciéndome de que hay que aprovechar los días de sol cuando todavía no quema mucho. Doy paseos por el campo, me pierdo entre los frutales y me asombro por lo naranja de la naranja y lo amarillo del limón.

Ando y ando hasta que se hace de noche, ya no hay sol y la excusa se acaba. Así que regreso a casa a paso lento, muy despacio, casi arrastrando los pies. Intento retrasar todo lo que puedo ese inevitable momento. Es angustioso.

Pongo una lavadora, luego otra, las tiendo y me deleito con la fina lencería de la vecina del cuarto. Luego plancho: camisas, pantalones, sábanas, trapos de cocina y calcetines. Hago magdalenas rellenas de mermelada casera, una tarta de chocolate y un lomo de bacalao gratinado con una guarnición de patatas panaderas y pimientos de piquillo acompañado de espárragos trigueros.

Cuando me dispongo a cenar el cielo empieza a clarear, un nuevo día comienza. Tacho otro número en el calendario y suelto un largo y hastiado suspiro.

Me giro hacia la mesa y esta me devuelve una mirada retadora, la hoja en blanco sigue ahí, exactamente igual que antes.

Se ríe de mí, lo sé. Piensa que no valgo nada y le daría la razón. Pero en ese momento todos los textos que he escrito con anterioridad me miran con el ceño fruncido, decepcionados. Saben que son buenos, o al menos no muy malos, y no les gusta pensar que fueron escritos por alguien cobarde, por una persona que no afronta sus miedos y se esconde detrás de banales excusas.

Me acerco hacia allí, me siento en la silla, tomo el lápiz y cierro los ojos. Respiro con calma y cuento hasta diez una y otra vez. Dejo que mi mente vague en ese pozo de bocetos inacabados. Selecciono, descarto y reinvento.

Cuando vuelvo a abrir los ojos las palabras no fluyen en torrente, pero una pequeña chispa se ha prendido en el interior de mi cabeza y una imagen difuminada comienza a abrirse paso.

Sonrío con alivio, feliz, y comienzo a escribir mientras siento, otra vez, la conocida sensación de una idea formándose.

________

Hace mucho tiempo que no me encuentro en la situación de sentarme delante de una página en blanco y no saber qué escribir. Pero por desgracia, la procrastinación y yo somos grandes amigas. En especial cuando más interesante está la historia o cuando me queda poco para terminarla, y la verdad, es algo que no entiendo.

¿Y vosotros? ¿Alguna vez os habéis encontrado con una página en blanco? ¿Cómo os habéis sentido? ¿Qué habéis hecho para ganarle la partida?

________

Si quieres leer más textos originales escritos por la autora de este blog, en este enlace los puedes encontrar todos.

¡Un saludo!




9 de abril de 2018

Maultaschen

Las Maultaschen son unas especie de empanadillas muy típicas de la región de Suabia, al suroeste de Alemania.

Suelen estar rellenas de verduras, sobretodo espinacas y algo de carne picada. Pero cada casa tiene su receta secreta que hace de las Maultaschen de mamá las mejores del mundo mundial, igual que las empanadillas.


Se supone que el origen de este plato se remonta a la edad media, en el Monasterio de Maulbronn, el cual aún existe. Durante la época de Cuaresma, cuando no está permitido comer carne, los monjes metieron trocitos de carne dentro de una masa a la que le añadieron muchas verduras, por lo cual nadie se podía dar cuenta de que se estaban saltando la Cuaresma. Se dice que los monjes las llamaban Herrgottsbscheißerle, que vendría ser algo así como “engaño al Señor”.

Según esta explicación es probable que las Maultaschen tenga este origen, pues:

Maul podría provenir del nombre del monasterio.
Taschen es bolsa. Y eso es lo que son, unas bolsas rellenas.

Pero, ¿es cierto? Quién sabe. Aunque hay una cosa muy curiosa y es que, de una manera u otra, este plato está presente en las gastronomías de muchísimos países.

En España tenemos las empanadillas. En Polonia los magníficos pierogis, en Hungría también existen, aunque no recuerdo su nombre.
Pero no se queda solo en Europa: en China tienen los deliciosos jiaozi, en Japón se llaman gyōza; me podría comer docenas de una sola sentada, y en Corea se llaman mandu.
Y el wantán, que se come en indonesia, es básicamente lo mismo.


Y seguro que si nos ponemos a investigar un poco más lo encontraremos en más gastronomías mundiales como plato típico del país.

5 de abril de 2018

Hinz und Kunz

Hinz und Kunz es una frase hecha que se utiliza en alemán para referirnos a una persona cualquiera.

Son las abreviaturas de Heinrich y Konrad, dos nombres que desde la Edad Media han sido de los más utilizados.

A principios del siglo XI muchos de los emperadores y altos miembros de la nobleza alemana se llamaban así. El pueblo los imitó y tomó esos dos nombres para sus propios hijos. Por lo que desde este siglo hasta el XIII, buena parte de los niños nacidos en esa época fueron llamados con esos nombres.

Es por eso que en algún momento se comenzaron a utilizar estos dos nombres para referirse a “alguien”. No sabemos cómo se llama esa persona, pero con lo comunes que son, es probable que se llame Heinrich o Konrad, Hinz o Kunz, sus diminutivos.

Esta expresión se mantuvo a lo largo de los siglos hasta llegar a la actualidad, que se siguen utilizando en el mismo contexto. Aunque solo las abreviaturas, no los nombres completos.

Para que os hagáis una mejor idea, en español tenemos un homónimo que también implica dos nombres, Fulano y Mengano, Fulanito y Menganito. Y se utilizan de la misma manera en los dos idiomas.

Os dejo unas frases para que veáis como se ponen en uso:

Mich interessiert nicht, was Hinz und Kunz von mir denken.

Mich nervt, dass sich Hinz und Kunz dazu berufen fühlen, hier ihren Senf großzügigst zu verteilen, statt einfach die Klappe zu halten, wie man das tun sollte, wenn man keine Ahnung hat.“

Las he sacado de una página de refranes y frases hechas en alemán bastante interesante.


Heinrich y Konrad siguen siendo unos nombres muy utilizados en Alemania, aunque nunca he escuchado los dos diminutivos.

Como ya hemos dicho, en alemán es Hinz y Kunz. En español, Fulanito y Menganito (algunos añaden Futano).
Pero ¿sabéis cómo se dice en otros idiomas?

¿Conocíais esta expresión en alemán?

A mí me ha parecido muy curioso.

________ 

El alemán es un idioma muy rico, tiene una gran cantidad de palabras y de expresiones que muchas veces desconocemos. Para descubrirlas solo tienes que pinchar en este enlace: Peculiaridades del alemán.

¡Un saludo!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...