20 de junio de 2017

Mecklenburg-Vorpommern


Mecklenburg-Vorpommern, traducido en español como Mecklemburgo-Pomerania Occidental es un estado federado alemán que se encuentra ubicado en el noreste del país, en la costa del mar Báltico haciendo frontera con Polonia.

Su capital es Schwerin, que es además la ciudad más poblada, aunque este estado tiene una baja densidad de población. Otras ciudades importantes son Rostock, Wismar, Stralsund, Greifswald o Neubrandenburg.

Aquí se encuentra el lago más grande de Alemania, Müritz, (el Bodensee es más grande, pero no todo se encuentra en Alemania ya que una parte pertenece a Suiza y otra a Austria). Este lago no se encuentra aislado sino que a su alrededor hay una gran cantidad de lagos que hacen que esta región un gran humedal.

6 de junio de 2017

Verkehrsübungsplatz

Los Verkehrsübungsplatz son pistas cerradas en las que poder practicar la conducción de un vehículo. No solo de coches, también las hay para camiones, motos y hasta para bicicleta, al menos en Alemania.

Estas pistas simulan calles normales, con sus pasos de peatones, semáforos y demás señales viales y son los lugares perfectos para cogerle un poco el manejo al vehículo que queramos conducir.


Pero todo transcurre en un ambiente cerrado y hay que tener en cuenta que aquí tan solo aprenderemos a saber cómo funciona el embrague o a mantener el equilibrio en la bici, para aprender a conducir de verdad tendremos que salir fuera y meternos en la circulación diaria. Para ello tendremos que apuntarnos a una autoescuela, “Fahrschule” en el caso de los vehículos motorizados y a nuestro libre albedrío con la bici, una vez que sepamos mantenernos en equilibrio.

Hace unas semanas estuvimos en uno de estos Verkehrsübungsplatz para coches y la verdad es que aunque el sitio no era demasiado grande hacía el apaño. Se podía practicar bastante bien el arrancar el coche, tomar las curvas y hacer algunos intentos de aparcamiento, aunque en nuestro caso esto no fue demasiado real, ya que solo había unos conos mal puestos en el suelo y las referencias que se podían tomar eran pésimas.

En el caso de que queráis ir a uno de estos lugares tan solo tendréis que poner en Google Verkehrsübungsplatz el tipo de vehículo que queráis practicar y la ciudad en la que os encontréis y allí os saldrá una lista con los lugares que tenéis por los alrededores.


Si vais a practicar vosotros, tendréis que llevar un conductor de copiloto que tendrá que ir siempre con vosotros, pues es “vuestro responsable”. No está permitido ser autodidacta. Esto en el caso del coche, no sé como funcionará con bicis o motos.

Estos lugares no suelen ser gratis por lo que antes de ir es preferible asegurarse de que el sitio está en buenas condiciones. Por lo general se suelen encontrar comentarios en internet sobre estos lugares y esto nos puede dar una idea del lugar al que vamos a ir. Aseguraos de que es un sitio que esté bien acondicionado, con un buen asfalto y señales viales visibles. Esto lo digo porque en una ocasión vimos uno que era de pena, si alguien aprende a conducir en un sitio con esas condiciones, puede irse directamente a hacer carreras de rallyes.

¿Conocíais esta posibilidad de aprender a conducir? ¿Alguna vez lo habéis puesto en práctica?

¡Contadnos!

________

Si quieres informarte más sobre Alemania, como es la vida en este país o que es lo que se necesita para emigrar aquí pincha en este enlace: Emigrar a Alemania, seguro que encuentras algo que te pueda interesar.

Un saludo!!


16 de mayo de 2017

Frases hechas: Alimentos II

Ya hemos visto unas cuantas expresiones y frases hechas en las que algún alimento era el protagonista de la historia. Y en esta ocasión vamos a seguir ampliando nuestro repertorio.

Frases hechas: Alimentos I.

Frases hechas: Animales I.
Frases hechas: Animales II

Auf dem Keks gehen.
Ir a la galleta.

Cuando decimos esta frase queremos decir que alguien nos está poniendo mucho de los nervios. Nos está molestando mucho y está acabando con nuestra paciencia.



Rosinen im Kopf haben.
Tener pasas en la cabeza.

Esto es lo que se le dice a alguien que tiene unas ideas demasiado surrealistas, tiene un plan enorme para llevar a cabo pero es algo que se le va mucho de las manos.
En español se me ocurre "tener pájaros en la cabeza", aunque me parece que no son exactamente frases sinónimas.

Bierlaune.
Ánimo de cerveza.

Tener una "Bierlaune" se dice cuando alguien hace algo disparatado y que muy probablemente luego se vaya a arrepentir.

Estas borracho y de alguna manera la idea de hacerte un tatuaje suena de lo más brillante, eso se hizo con una Bierlaune.

Aunque no todos los alemanes a los que les he preguntado conocían esta expresión.

En español creo que no tenemos una palabra exacta para esto, pero si el concepto de hacer algo cuando estás borracho y la alta probabilidad que existe de arrepentirse una vez que la resaca ha llegado.


Jemandem Honig um den Mund schmieren / Jemandem Honig ums Maul schmieren.
Untar miel por la boca.

También lo he escuchado como Jemandem Honig um den Bart schmieren, untarle a alguien miel por la barba.

Esta expresión se utiliza cuando alguien “halaga” a otra persona con la intención de conseguir algo a cambio. En plan, te embadurno miel por la boca, con lo rica que está, para ver si así consigo de ti lo que quiero.

Básicamente hacer la pelota.


Es kostet nur einen Apfel.
Solo cuesta una manzana.

Esta expresión se utiliza cuando algo es sumamente barato.

Para esta expresión nosotros utilizaríamos la palabra "ganga". Es super barato, es una ganga.


¿Conocíais estas expresiones? ¿Alguna vez las habéis utilizado? ¿Os sabéis alguna más?

________

El alemán es un idioma muy rico, tiene una gran cantidad de palabras y de expresiones que muchas veces desconocemos, pero para descubrirlas solo tienes que pinchar en este enlace: Peculiaridades del alemán.

Un saludo!!


2 de mayo de 2017

Buddenbrooks


Título: Buddenbrooks. Verfall einer Familie.
Título en español: Los Buddenbrook. Decadencia de una familia.
Autor: Thomas Mann
Año de publicación: 1901

En esta extensa novela de más de 800 páginas Thomas Mann nos narra las idas y venidas de los Buddenbrook, una familia de comerciantes de Lübeck. La acción de la historia abarca un periodo de tiempo muy amplio, más de cuarenta años, donde llegamos a conocer cuatro generaciones de esta singular familia.

El nombre de la novela, “Decadencia de una familia”, nos da una idea muy concreta sobre el porvenir de los personajes y el final de la historia. Sin embargo las desgracias que llevan a esta familia a cumplir con “su destino” van apareciendo poco a poco. No hay grandes tragedias económicas ni familiares pero el lector acaba siendo un testigo silencioso de ese declive y sufriendo con cada uno de los personajes.

Cuando leí por primera vez el argumento de esta obra dudé seriamente de si comenzarla o no. No hay una gran acción todo ocurre de manera muy gradual, y las descripciones detalladas del autor me echaron un poco para atrás, pero las críticas que leía en internet era tan buenas que decidí darle una oportunidad. Y la verdad es que no me ha defraudado nada.

No sé qué es lo que tiene esta obra ¿maestra? Pero a pesar de no tener una trama llena de acción, conflictos bélicos o intrigas políticas a primera mano, hay algo que engancha y mucho.

Tiene un trasfondo profundo y todos los conflictos internos que viven los personajes a lo largo del libro son más que suficientes para meternos de lleno en la historia y no dejarnos parar de leer.

No hay capítulos grandiosos, momentos memorables ni discursos grandilocuentes, todo ocurre de manera sencilla, en escenas cotidianas que cualquier persona podría haber vivido y a pesar de todo, cuando te quieres dar cuenta ya llevas más de cien páginas leídas.

Esta fue la primera obra de Thomas Mann, y por la cual recibió en 1929 el Premio Nobel de Literatura, sin embargo “La montaña mágica” es su novela más conocida.

Si alguna vez tenéis la oportunidad de leerla que no os eche para atrás el volumen de páginas. Es imposible que una obra de este calibre no tenga altibajos, pero estos son mínimos y a pesar de todo se lee con facilidad y ganas.

En el año 2008 se realizó una película, aún no la he visto pero tampoco tiene demasiadas buenas críticas, cosa que no me extraña. No es una historia visual, es mucho más introspectiva y es complicado poder plasmar sentimientos y pensamientos en una película.

Os dejo el tráiler por si os interesa.



Y regresando a la novela, ¿la conocíais? ¿Alguien la ha leído? ¿Qué le pareció?

________

Si quieres leer más reseñas de libros alemanes pincha en este enlace: Biblioteca.

Un saludo!!




25 de abril de 2017

Ventanas abiertas

No sé si esto será tan solo cosa de este país o en otros lugares también existe, imagino que sí, porque hay gente para todo en todos lados.

Os hablo de aquellas personas que aunque fuera haya 4 grados, es entrar en la habitación que sea y ya los ves poner una mueca de disgusto, arrugan la nariz y se dirigen al instante hacia la ventana más cercana. “Schlechte Luft” te dicen, como si eso fuese un eximente irrevocable para poder abrir las ventanas de par en par, dejando entrar al interior de la habitación un frío polar ártico que te congela hasta cualquier posible queja que pudieses tener.


Durante el invierno tienes una excusa perfecta, la calefacción está encendida, no podemos abrir la ventana pues sería un gasto de energía inútil, pero ahora ya no hay nada que les impida hacerlo. Las calefacciones ya se han apagado y tu único argumento se va al traste.

Yo no digo que no sea cierto que hay un “schlechte Luft”, al entrar tú también has notado que el ambiente estaba cargado y por supuesto que no te opones a abrir la ventana unos minutillos para que la habitación se ventile. Aunque haya 5 grados fuera no vas a morir.

Pero es que hay gente que lo de los minutillos no lo entiende y alarga la ventilación horas, jornadas de trabajo enteras, y al final te acabas preguntando si es que no será que se ha roto la ventana y ya no se puede cerrar.

No quieres ser grosero, pero tú estás justo al lado de la ventana y el frío te está entrando de lleno, pero claro como el otro está en el otro lado de la habitación no le llega nada y te mira como diciendo “españoles, no pueden soportar ni un poquito de frío”.

Y así se pasan los días, desde que se apagan las calefacciones hasta que las temperaturas empiezan a subir de verdad te encuentras en una lucha diaria para no morir de congelación en el trabajo.

Reconozco que soy bastante friolera, pero de verdad que algunas veces me puede la manía de abrir la ventana nada más poner el pie en el lugar, algunas veces creo que lo hacen porque sí, como un ritual, no huele mal, pero por si acaso.

¿Os ha pasado esto alguna vez? Espero no ser yo la única que lucha diariamente con ello…

________ 

¿Curioso? ¿Interesante? ¿Descabellado? Los alemanes nunca van a dejar de sorprendernos, siempre habrá algo nuevo que descubrir. Si quieres conocer más "alemanadas", esas costumbres de los alemanes que nos resultan curiosas, échale un vistazo a esta página.

Un saludo!!



4 de abril de 2017

Osterkranz


En España es típico de esta época del año hacer arroz con leche, natillas y torrijas (Arme Ritter en alemán), pero en Alemania la tradición dicta otro dulce, los llamados Osterkranz.
No hay una receta única para prepararlos, en cada casa los hacen de una manera diferente y cada madre le pondrá su ingrediente secreto que hace de sus Osterkranz los mejores, pero de todas formas os dejo una receta que he encontrado en internet y que tiene muy buenos comentarios.

Osterkranz



Ingredientes:

500gr de harina
1 sobre de levadura
250ml de leche
2 huevos
60gr de mantequilla
60gr de azúcar
1 cucharada grande de ron
1 cucharada pequeña de sal
5 huevos de pascua (los venden en todos los supermercados y panaderías, pero no es más que huevo cocido).
Cáscara de limón
Azúcar en polvo


Preparación:

Si la leche está fría la calentaremos un poco hasta que esté tibia y luego le añadimos la levadura, la harina y un poco de azúcar, después lo mezclamos todo y lo dejamos reposar unos minutos.
Luego añadimos el resto de la azúcar, la mantequilla, los huevos, el ron y la sal, lo amasamos bien y dejamos de nuevo la masa reposar.
Antes de comenzar a hacer la forma de las Osterkranz volvemos a amasar la masa y luego separamos la masa en 2 churros para hacer la típica forma trenzada de las Osterkranz. Esto puede ser lo más complicado de hacer y puede que necesitemos algunos intentos para que nos salga bien.


Una vez que hemos conseguido una buena forma hacemos 5 rollos pequeños de papel de aluminio y los colocamos de manera equidistante encima de la masa, ahí será donde posteriormente vayan los huevos de pascua.

Dejamos reposar unos minutos y precalentamos el horno. A continuación metemos la masa en el horno a 170°C durante 35-40 minutos.
Por último espolvoreamos por encima el azúcar en polvo y añadimos los huevos de pascua.
Dejamos enfriar y ¡listo!

A la masa se le pueden añadir millones de cosas, pasas, almendras, virutas de chocolate y un sinfín de variedades a gusto del consumidor.

Aquí dejo la página en alemán de donde he tomado la receta: Osterkranz.

Nunca he hecho un Osterkranz yo misma, pero alguna vez he comprado alguno en las panaderías y el sabor me resulta familiar, sé que hay algo en España que sabe parecido, pero como siempre, no sabría decir que es.
¿Habéis probado alguna vez este dulce? ¿Os gusta? ¿Alguna vez lo habéis hecho vosotros mismos? ¿Cómo os salió?
Que yo sepa, quitando este dulce y los huevos de pascua, no hay ninguna otra comida típica de la época en Alemania ¿conocéis alguna? ¿Y en vuestros países que se come?

________

La gastronomía alemana es muy variada, siempre queda algo nuevo que probar y saborear. ¿Te vienes a descubrir nuevos platos?
Un saludo!!








28 de marzo de 2017

Michael Ende


Michael Andreas Helmut Ende, conocido como Michael Ende nació el 12 de noviembre de 1929 en la ciudad de Garmisch-Partenkirchen ubicada en el estado de Baviera, Alemania.
Falleció el 28 de agosto de 1995 en Stuttgart, la capital del estado de Baden-Württemberg, en Alemania.
Fue un escritor alemán de literatura fantástica y de ficción para niños, considerado como uno de los autores alemanes más populares del siglo XX.

Michael Ende fue el hijo único de Luise Bartholomä y de Edgar Ende, un pintor de arte surrealista del cual aprendió desde bien pequeño a ver las cosas desde un punto de vista diferente al resto del mundo.
En 1931 toda la familia se mudó a Múnich y allí el padre de Michael consiguió vender bastante bien sus obras, al menos durante los primeros cuatro años.
En estos años Michael conoció a Fanti, un cuentacuentos que tenía a todos los niños del barrio hechizados. Michael Ende siempre habló con cariño de este hombre.

Su periodo académico no fue demasiado bueno, nunca fue un buen estudiante y siempre se refirió a estos años como una catástrofe. Con 15 años fue reclutado como soldado aunque su lealtad nunca estuvo con el gobierno de Hitler y tuvo contacto con un grupo denominado “Freiheitsaktion Bayern “, (Frente Libre Bávaro).
Al terminar la guerra se fue a Stuttgart donde terminó sus estudios y quedó fascinado con las carreras de literatura y arte. Es en estos años cuando escribió su primera obra, que es una obra de teatro "Denn die Stunde drängt" (Ya es la hora).

En 1952 conoció a  Ingeborg Hoffmann, con la que unos años más tarde, el 7 de agosto de 1964 se casaría en Roma.

La primera novela que escribió fue “Jim Knopf”, (Jim Botón). Esta comenzó siendo tan solo una frase “Das Land, in dem Lukas der Lokomotivführer lebte, war nur sehr Klein” (El país en el que Lukas el maquinista vivía era muy pequeño). Y a raíz de eso comenzó a desarrollar la historia dejándose sorprender por lo que iba ocurriendo a continuación y sin tener mucha idea de a dónde iba a parar todo aquello, simplemente dejó su imaginación volar.

Una vez terminado el manuscrito, que acabó siendo un libro bastante largo lo envió a muchas editoriales, pero todas le respondían lo mismo, no encajaba en un temático o que para ser un libro para niños era demasiado gordo. Cuando ya había perdido la esperanza e iba a tirar el manuscrito a la basura Ingeborg Hoffmann le puso en contacto con K.Thienemanns, que trabajaba en una editorial en Stuttgart y finalmente esa editorial le dio la esperada noticia, publicarían su libro.

Y así, en 1960 se publicó el tomo uno de la primera novela de Michael Ende, “Jim Knopf und Lukas der Lokomotivführer” (Jim Botón y Lucas el Maquinista), que para su sorpresa obtuvo el premio “Deutschen Jugendbuchpreis” con el que se consideraba dicha obra como el mejor libro alemán del año para público infantil.

Unos años más tarde, el 27 de diciembre de 1965 murió su padre de un infarto.

Durante estos años estuvo trabajando en una nueva obra de teatro “Die Spielverderber”, (Los aguafiestas) y en 1967 se estrenó con un resultado desastroso.
En 1970 él y su mujer se mudaron a una villa al sur de Roma y allí decidió terminar una antigua historia que había comenzado a escribir hace cinco años pero que nunca llegó a terminar y de aquí salió una de sus obras más famosas: Momo.
El 25 de junio de 1973 su madre falleció, unos meses antes de que Michael presentase al mundo la novela de Momo.

Después del éxito de esta obra siguió escribiendo pequeñas cosas de manera continua hasta que a principios de 1977 recibió en su casa de Italia la visita de Hansjörg Weitbrecht, de la editorial de Stuttgart con la que aún trabaja. Ya iba siendo hora de crear una nueva novela.
Todo comenzó con un pequeño resumen: "Ein Junge gerät beim Lesen einer Geschichte buchstäblich in die Geschichte hinein und findet nur schwer wieder heraus." (Un joven lee una historia y acaba siendo tan absorbido por esa historia escrita que le resulta difícil salir de ella). Su editor le da el visto bueno y Michael le promete que para Navidad tendrá el manuscrito terminado. Pero unos meses más tarde tiene que retractarse de sus palabras, la novela está tomando una dirección inesperada y va a tardar más de lo esperado en acabarla.
Al final se alarga tanto que no es hasta 1979 cuando se publica y sorprende con su otra obra magna, La historia Interminable.

Durante los siguientes meses realizó un largo viaje en el que recorrió toda Alemania leyendo sus obras. Pero eso, junto con la ingente cantidad de cartas que le llegaban de sus lectores le hicieron perder el ánimo.

En 1980 firmó un contrato para llevar la obra de “La historia de interminable” a la gran pantalla. Era consciente de que iba a ser complicado plasmar en imágenes lo que él tenía en mente, pero a pesar de eso acabó firmando un contrato con una productora.


Durante el proceso de creación el productor de la película cambia y la idea que tiene el nuevo productor no le gusta nada a Michael Ende e intenta por todos los medios detener la producción de la película. Al final, con abogados de por medio no consigue parar el proceso de grabación y esta acaba siendo estrenada, para su disgusto, en 1984. Tuvo el privilegio de ser el primero en ver la película acabada y su desilusión fue tan grande que decidió quitar su nombre de los créditos de la grabación e hizo público que no tuvo nada que ver con la producción de la película.
A pesar de esta decepción siguió escribiendo y en 1983 publica otra obra, “Der Spiegel im Spiegel” (El espejo en el espejo).

El 27 de marzo de 1985  murió su mujer. El propio Micahel cuenta que su mujer fue dos días antes con unas vecinas al cine a ver la película de “La historia interminable” y cuando regresó se tumbó en la cama y no se levantó más. Dos días después murió de una embolia pulmonar.
Al morir su mujer decidió vender la casa en la que llevaban residiendo juntos 14 años y se mudó a Múnich.

Muchos años antes, allá por el año 1976 Michael Ende conoció a Mariko Sato, la que fue durante mucho tiempo la traductora de sus obras del alemán al japonés. Cuando Michael regresó a Múnich se volvieron a encontrar y pronto comenzaron a trabar una muy buen amistad. En septiembre de 1989 acaban casándose.

Contra todo pronóstico, en el año 1986 Michael firmó un contrato para llevar “Momo” al cine. En esta ocasión está mucho más inmerso en la producción de la película pero a pesar de todo el resultado no termina por gustarle y acaba nuevamente decepcionado.


Desde entonces hasta su muerte siguió escribiendo obras aunque ninguna de ellas llegó a tener el éxito que tuvieron “Momo” o “La historia interminable”. Realizó lecturas en diferentes locales de muniquenses y también se dedicó a escribir críticas literarias.
Falleció el 28 de agosto de 1995 en Stuttgart por un cáncer de estómago.

Si sabéis alemán y queréis leer una biografía mucho más extensa y detallada de este gran escritor, pasaos por este enlace: Michael Ende.

Quizás no sea una vida de lo más fascinante, pero como falleció hace relativamente pocos años aún quedan documentos de sus entrevistas. Y eso, como “escritora principiante” que soy me ha encantado. Ha sido gratificante saber que alguien como Michael Ende escribió una de sus obras más conocidas sin seguir ningún guión preestablecido, simplemente dejando volar la imaginación.

Imagino que todo el mundo habrá escuchado alguna vez su nombre y sus obras, pero ¿alguien las ha leído? Yo me leí hace ya muchos años “Momo” y “La historia Interminable” en español, y por ahora solo el primero en alemán, pero tengo unos cuantos libros de él en su lengua original y quiero leerlos en algún momento, aunque reconozco que algunas veces su estilo me resulta un tanto lento y tedioso. Pero aun así siempre disfruto de los lugares a los que nos traslada con sus palabras.
________

Si quieres conocer más famosos que nacieron en Alemania no dudes en pasarte por esta página: Celebridades alemanas.

Un saludo!!







Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...