24 de junio de 2019

Corazón de tinta


Título: Corazón de tinta. 
Título original: Tintenherz. 
Autor: Cornelia Funke. 
Año de publicación: 2003. 
Editorial: Dressler. 


En una noche de tormenta, un misterioso individuo aparece en la casa de Meggie y Mo, su padre, para advertirles sobre un hombre llamado Capricornio. Al día siguiente, y sin muchas explicaciones, Meggie y Mo emprenden un viaje para visitar a la tía Eleanor, que tiene una biblioteca enorme llena de libros, algunos de ellos de incalculable valor. Aquí, Mo esconde el libro sobre el que gira toda la historia. Un libro que leyó en multitud de ocasiones, hace ya muchos años, y que ahora es el centro de una sorprendente aventura en la que Meggie tendrá que desentrañar el secreto que su padre tan insistentemente le quiere ocultar, la identidad de Capricornio y qué se esconde dentro de las páginas del libro. Sin embargo, esta trepidante aventura no está exenta de peligrosos, y la vida de la propia Meggie estará en juego.


Opinión personal:

Es uno de los pocos libros que he leído en alemán sin conocer previamente la historia. Lo hice como con los españoles: me lo recomendaron, leí la contraportada, me pareció interesante, y lo empecé.

Debo reconocer que ha sido una experiencia muy interesante y entretenida. No fue especialmente difícil de entender, pero la concentración que se tiene que tener para poder comprenderlo todo, me hizo ir mucho más lenta a como suelo leer. Es un libro gordo, pero la historia engancha, y estoy segura de que el mismo libro, en español, lo habría acabado en menos de la mitad de tiempo de lo que tardé en alemán.

Ahora que me puse a mirar datos, vi que, como es obvio, los nombres de muchos personajes los han traducido al español. Y digo que es obvio, porque en algunos casos dicen mucho sobre ellos, como es el caso de Lengua de Brujo que en alemán es Zauberzunge y Dedo Polvoriento, Staubfinger. Me sorprendió, un poco para mal, al principio, pero no porque no me guste la traducción, que la veo perfecta, sino porque lo leí en otro idioma, y estoy tan acostumbrada al Zauberzunge, que Lengua de Brujo me sonó muy extraño.

El libro está dirigido a un público juvenil, pero eso no quiere decir que los adultos no podamos disfrutar de él. La historia es intrigante, y el personaje principal, Meggie, cuenta las cosas de tal manera que uno se engancha casi de forma inmediata.

Aunque para mí, el personaje que más me atrapó fue Fenoglio. No quiero hacer spoiler, por si alguien no se lo ha leído, pero tiene la oportunidad de conocer a unas personas muy especiales para él, y yo, como escritora que soy, me encantaría poder tener esa misma experiencia.

Según he visto tiene dos continuaciones más, aunque no puedo imaginarme qué podrá ser, porque la historia acaba bastante cerrada. No sé… igual historias paralelas de los personajes…



¿Habéis leído este libro? ¿Qué os pareció?

Mi nota: 9/10.

________

Si quieres leer más reseñas de libros alemanes pincha en este enlace: Biblioteca.

¡Un saludo!



10 de junio de 2019

Machismo

Nunca me he sentido discriminada en Alemania, ni por ser mujer ni por ser extranjera, pero creo que eso se debe a que vivo en una pequeña burbuja de comodidad. En mi trabajo todas somos mujeres, incluida la jefa, por lo que no hay margen para el machismo. Sin embargo, el otro día me ocurrió una cosa que me dejó un poco trastocada, y me quedé pensando durante unos segundos que aquello no podía ser así.

Mi marido y yo nos casamos en España el año pasado, los dos somos españoles, y hace unos días fui al ayuntamiento de Colonia para modificar nuestro estado civil e inscribirnos como casados.

Por teléfono me dijeron que era muy sencillo y que no hacía falta que fuésemos los dos. Así que pedí cita y me fui con los papeles que me dijeron que debía llevar. Me tocó una señorita muy maja. Miró que todo estuviese en orden, hizo una copia de los documentos y me entregó un papel con los datos modificados.

—Estos son los papeles oficiales de su marido —me dijo.

Le di las gracias y esperé a que me diese los míos, pero cuando vio que no me levantaba me dijo que ya estaba. Que ya me podía ir.

—Pero, ¿y mis papeles? —pregunté confusa.
—Está todo ahí —me dijo señalando los documentos.

Le di las gracias y me levanté pensando que me habría dado lo de los dos, pero… en el papel estaban todos los datos de mi marido: nombre, fecha y lugar de nacimiento, nacionalidad… todo. Y en negrita una frase que decía que con dicho documento se testifica que cambia de estado, que pasa de ser “soltero” a “casado”. Todo eso en más de media página.

Seguí leyendo, y al final, en tres líneas, aparece mi nombre, algunos datos míos, en una letra micro minúscula, y en negrita mi nuevo estado: “esposa”.

Cuando lo vi me quedé bastante sorprendida. A él le cambia el estado civil a “casado” y a mí me asignan la etiqueta de “esposa”. A mí no se me modifica el estado civil, sino que se me añade al final de la página, en pequeñito.

Me indigné bastante, la verdad. No me parece que sea una manera justa de tratar a las personas. Me sentí como un agregado, casi como si acabase de obtener el recibo en el que se especifica mi pertenencia a mi marido.

4 de junio de 2019

Palabra de la semana I

Hace tiempo comencé a subir en mis redes sociales una palabra curiosa que había aprendido hacía poco. Llevo viviendo en Alemania desde el 2012, me he sacado el C1 con una nota aceptable, pero aun así, todavía hay días en los que tengo que preguntar el significado de una palabra. Y es que, los idiomas nunca se dejan de aprender.


Así que, para tener todas esas palabras juntas, que en su gran mayoría no van a ser palabras de “exámenes”, sino esas que salen en el día a día, empiezo esta nueva sección: Palabras de la semana.

Pero antes de empezar os dejo un enlace a un apartado del blog que os puede ser útil para conocer trucos con los que aprender a pronunciar bien el alemán. Están en la parte de abajo, son las entradas que ponen “Pronunciación”.



Es un verbo que se utiliza cuando queremos decir que alguien se está riendo de nosotros. Cuando nos están tomando el pelo.
Willst du mich veräppeln?

Veräppeln. Veräppelnd. Habe veräppelt.

Su pronunciación sería algo así: fér é peln. Pero tened en cuenta que las ä no son exactamente una e. El sonido sería algo así como poniendo los labios en posición de e, pero decir una i.

Es la versión suave del verbo verarschen, ese seguro que lo habéis escuchado más.



Esta palabra proviene del verbo flicken, que significa remendar. Por lo que un Flickschuster puede ser un zapatero, ya que repara/remienda los zapatos. Pero también tiene otro significado más “callejero”, pues se puede utilizar para decir que algo es un remiendo o una chapuza. Algo que ha sido arreglado, así, más o menos, pero que no está perfecto.

Su pronunciación sería: dea flíck­schus­ter.

No sé si estas palabras: remiendo y chapuza, se utilizan en más sitios aparte de España. ¿Cómo lo decís en vuestros países?


Es un verbo de lenguaje coloquial que se utiliza cuando alguien toma cosas de otras personas, de forma continua, aprovechándose de la amabilidad y nunca las devuelve o lo compensa de ninguna manera. Tiene una connotación un tanto negativa.
En especial se utiliza con comida o cigarros.

En español tenemos un verbo que va perfecto, un sinónimo exacto: gorronear.
De hecho, aprendí esta palabra: schnorren, buscando el homónimo alemán de nuestra palabra gorronear.

La persona que lo hace es, si es un hombre, un Schnorrer o, si es mujer, una Schnorrerin.

Su pronunciación aproximada: sch no ren. Más o menos fácil siempre y cuando nos manejemos con las sch.

28 de mayo de 2019

Martin Luther


Martín Lutero, en alemán, Martin Luther, nació el 10 de noviembre de 1483 en Eisleben, actual Sajonia-Anhalt, en lo que era el Sacro Imperio Romano Germánico. Murió el 18 de febrero de 1546 en la misma ciudad.

Fue un teólogo y fraile católico agustino que impulsó una reforma religiosa en la que se inspiró la Reforma Protestante, así como la doctrina teológica y cultural llamada luteranismo.

Nació con el nombre de Martin Luder en una familia muy humilde. Fue el hijo mayor de nueve hermanos del matrimonio entre Hans y Margarethe Luder, Ziegler de soltera. Se dice que recibió una educación, por parte de sus padres, muy estricta, algunos hablan de palizas y castigos realmente severos. Cuando Lutero cumplió un año su padre fue contratado en una mina de Mannsfeld, lo que hizo que la situación económica de la familia mejorase un poco y Lutero fue enviado a diferentes colegios, pues su padre deseaba que en el futuro ocupase un cargo político importante.

En 1501, con dieciocho años, entró en la Universidad de Erfurt y se matriculó en la carrera de Derecho. Cuatro años más tarde, durante un viaje para visitar a su familia, fue sorprendido por una tormenta eléctrica. La situación se complicó tanto que creyó que moriría y, aterrorizado, le suplicó a la patrona de los mineros, santa Ana, que le salvara: si lo hacía, prometía hacerse cura. Sobrevivió a la tormenta, y cumpliendo con su palabra ingresó en el convento de los agustinos de Erfurt, decisión con la que su padre estaba completamente en contra.

Poco tiempo después entró en la Universidad de Wittenberg y estudió Teología, en la que se doctoró en 1512. Desde que comenzó a ejercer como profesor en la universidad se mostró muy crítico con la situación de la Iglesia católica del momento: la suntuosidad con la que vivía una buena parte del clero, en especial los miembros que se encontraban en la parte alta de la jerarquía, y que las bulas eclesiásticas, documentos que daban la indulgencia a los creyentes por pecados que habían cometido, se pudiesen adquirir a cambio de una buena suma de dinero.

Un año más tarde Juan de Médicis inició su pontificado bajo el nombre de León X y comenzó una recaudación de bulas eclesiásticas para reconstruir la basílica de San Pedro de Roma. Los ánimos comenzaron a caldearse, y la disconformidad del pueblo y algunos príncipes ante los privilegios de los que gozaba la Iglesia católica fueron en aumento. Inspirado por las palabras de San Agustín, "lo que la ley pide, lo consigue la fe", Lutero redactó sus conocidas “Noventa y cinco tesis”, y el 31 de octubre de 1517 las clavó en el sitio más visible de Wittenberg: la puerta de la iglesia de Todos los Santos. En este texto exponía con claridad y determinación su disconformidad y condena ante una buena parte de la política de la iglesia. La primera tesis estaba escrita en latín, pero la tradujo al alemán para que el pueblo entero pudiese entenderla, y gracias a la imprenta se extendió con rapidez por todo el país.


A raíz de este incidente tuvo que comparecer en varias ocasiones ante la iglesia para retractarse de sus palabras, sin embargo, siempre se negó a hacerlo. Al final, el Papa León X lo declaró hereje y el 3 de enero de 1521 fue excomulgado. El emperador Carlos I de España y V de Alemania le declaró proscrito, ordenó la quema de todos sus escritos y prohibió la práctica de la nueva fe que Lutero y sus seguidores habían iniciado.

2 de mayo de 2019

Hermannsdenkmal

El Hermannsdenkmal es un monumento a la victoria de las tribus germánicas sobre el Imperio Romano. Se encuentra en el bosque de Teutoburgo, Teutoburger Wald, en el actual estado de
Nordrhein- Westafalen, cerca de Detmond. Su nombre proviene del jefe de los queruscos, Arminio, del que ya hablamos detalladamente en esta entrada sobre la historia de Alemania.

En el año 9 d.C., en este mismo bosque, se libró una batalla que acabó siendo una de las derrotas más estrepitosas que sufrió Roma. Es muy importante entender qué fue lo que ocurrió, y lo que supuso, para comprender el significado de este monumento. En el enlace anterior tenéis toda la información al respecto, pero haciendo un resumen:

Arminio se crió dentro del Imperio Romano. Fue una especie de rehén que se guardó Roma para que su pueblo, los queruscos, no se sublevasen contra ellos. Con el paso de los años fue subiendo de jerarquía en el ejército hasta llegar a tener una pequeña posición de poder. Posición que utilizó para unir a un buen número de tribus germánicas y atacar al Imperio Romano.


Esta confrontación se conoce como la Batalla de Teutoburgo, ya que se libró en este lugar. En alemán se llama Varusschlacht, que era el general romano que estaba al mando. No se sabe con exactitud qué fue lo que ocurrió, pero se supone que el poderoso ejército del Imperio Romano tuvo que atravesar este denso bosque para llegar a donde, supuestamente, se encontraban los querúscos. No importa lo fuerte o disciplinado que sea un ejército, si este es obligado a desplegarse en una columna de uno o dos hombres, pues los caminos no eran más anchos, a lo largo de muchos kilómetros, un ataque lateral por sorpresa resulta mortal. Y eso fue lo que pasó. Los querúscos, comandados por Arminio, sorprendieron al ejército romano dentro del bosque, y, sin que pudiesen usar sus efectivas formaciones de defensa y ataque, acabaron con ellos. Por los restos que se han encontrado parece que hubo millares de víctimas, muchos más romanos que bárbaros.
Esta victoria paró la expansión de Roma hacia tierras germánicas y tras este acontecimiento se comenzó a construir la mayor muralla que ha separado Europa: los Limes.


Regresando al monumento. Se comenzó a construir en el 1838 por Ernst von Bandel, pero se terminó varios años más tarde, en 1875. El monumento en total mide 53,46 metros de altura, pero solo la escultura mide 26,57 metros, el resto es la base sobre la que se encuentra.

Este monumento se creó en una época histórica bastante complicada para el orgullo germano. Napoleón les había vencido y la moral del pueblo estaba bastante decaída, así que utilizaron esta figura histórica, a este germano que le paró los pies a la gran Roma, para ensalzar el orgullo nacional. Por esa época también se construyó otro monumento parecido, otro lugar en el que demostrar la valía de Alemania a lo largo de la historia, es el Walhalla que se encuentra cerca de Regensburg.

24 de abril de 2019

Bratwurst

Uno de los productos más conocidos de la gastronomía alemana son las salchichas, pero hay muchos tipos diferentes de “wurst”. Las Bratwurst son unas de las más conocidas.

La palabra se forma por la unión de otros dos vocablos: Brat y wurst. Wurst es salchicha, y brat, aunque pueda parecer que viene del verbo braten, freír, proviene de la palabra Brät, que es como se llamaba en el antiguo alto alemán a un tipo de carne picada.


Las Bratwurst no tienen por qué ser siempre de carne de cerdo, las hay de ternera, cordero y hasta pato. Lo más típico es que estas salchichas se frían, y es entonces cuando se las llama Rostbratwurst.

Pero hay millones de tipos diferentes de Bratwurst, muchas de ellas son regionales y muy típicas de esas ciudades, como puedan ser las Nürnberger Rostbratwurst, Thüringer Rostbratwurst o las St. Galler Bratwurst.

Pero de estas ya hablaremos más adelante en profundidad. Como ya hicimos en su momento con las Currywurst, que suelen ser Rostbratwurst.

No estoy muy segura de que alguien se vaya a poner a hacer en su casa salchichas caseras. Yo nunca lo he hecho, pero imagino que el trabajo debe de ser bastante grande. Se pueden comprar en cualquier supermercado, pero aun así, os dejo una receta traducida al español que encontré en internet.

Bratwurst



11 de abril de 2019

Preposiciones - Dativo

Hace unos meses comenzamos el arduo trabajo de aprender las preposiciones en alemán. En aquella ocasión tan solo vimos las que regían acusativo, esta vez vamos a aprender las que van con dativo.
Preposiciones que rigen en dativo: aus, außer, bei, entgegen, gegenüber, mit, nach, seit, von, zu.


Aus.

1. Local. De.

Wir sind aus Madrid. Somos de Madrid.
Nimm die Hände aus den Taschen! ¡Saca las manos de los bolsillos!

2. Temporal. De.

Eine Waffe aus der Römerzeit. Un arma de la época de los romanos.

3. Causal. Por.

Er tat es aus Eifersucht. Lo hizo por celos.
Aus diesem Grund. Por este motivo.

4. Consistencia material. De.

Der Löffel war aus reinem Silber. La cuchara era de plata pura.


Außer.

1. Restrisctivo. Excepto, salvo, aparte de.

Außer mir war niemand da. Aparte de mí no había nadie.
Außer euch beiden kommen alle. Excepto vosotros dos vendrán todos.

2. Aditivo. Además de, aparte de.

Außer meinen Kollegen werden auch einige Freunde kommen. Además de mis colegas, también vendrán unos cuantos amigos.
Außer Reis gibt es auch Kartoffeln. Además de arroz, también hay patatas.

3. Local o modal. Fuera de. Estas expresiones son más o menos fijas.

Er ist zur Zeit außer Haus. Actualmente está fuera de casa.
Die Machine ist außer Betrieb. La máquina está fuera de servicio.
Das steht außer jedem Zweifel. Eso está fuera de toda duda.
Er war außer sich. Estaba fuera de sí.


Bei.

1. Local.

1.1. En sentido geográfico con nombres de poblaciones. Al lado, cerca de.

Reus liegt bei Tarragona. Reus está al lado de Tarragona.

1.2. Delante de nombres de empresas con verbos que se refieran a actividad laboral. En.

Ich arbeite bei Seat. Trabajo en Seat.
Ich bin bei der Post angestellt. Estoy empleado en correos.
Gestern war ich beim Finanzamt. Ayer estuve en Hacienda.

1.3. Delante de nombres o pronombres que designan personas, cargos o profesiones. Con, en.

Bleib noch eine Weile bei mir. Quédate un poco más conmigo.
Gestern war ich bei Peter. Ayer estuve en casa de Pedro.

1.4. Delante de nombres que designan actos organizados.

Ich habe ihn bei Marias Hochzeit kennengelernt. Le conocí en la boda de María.

2. Temporal.

2.1. Delante de infinitivos nominalizados o de nombres derivados de verbos.

Wir reden bei der Rückfahrt darüber. Hablaremos de eso durante el viaje de regreso.
Er hat sich beim Rasieren geschnitten. Se cortó afeitándose.

2.2. Condicional. En caso de o condicional introducida por si.

Bei Regen muss man vorsichtig fahren. En caso de lluvia hay que conducir con cuidado.
Bei gutem Wetter bleibe ich nicht gern zu Hause. Si hace buen tiempo, no me gusta quedarme en casa.


Entgegen.

Adversativo. En contra de.

Entgegen meinem Rat lehnte er das Angebot ab. En contra de mi consejo, rechazó la oferta.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...