20 de noviembre de 2018

Lindau


Lindau es una ciudad que pertenece al estado de Baviera, Bayern. Está ubicada en las orillas del lago Constanza, Bodensee, aunque la parte más antigua de la ciudad es una isla dentro del lago.

 
Se encuentra a unos 180 kilómetros de Múnich, la capital de su Bundesland, y a más de 700 de Berlín. Sin embargo, podríamos decir que esta ciudad hace frontera directa con Austria. Tiene una población de unos 25 mil habitantes.

No se sabe con exactitud cuando fue fundada. La primera mención a esta ciudad data de finales del siglo IX bajo el nombre de “Insel, auf der Lindenbäume wachsen”, es decir, Isla que crece bajo los tilos”. De hecho, el escudo de la ciudad es un tilo. Y de alguna manera, el nombre fue evolucionando desde la palabra “Linden”, tilo, hasta Lindau. 

Por los restos arqueológicos que se han encontrado sabemos que los romanos ya habitaron en este lugar. Pero su época más esplendorosa va desde el siglo XIII al XIX, cuando fue declara ciudad libre del Imperio. Después de la Reforma de Lutero, la ciudad se convirtió al protestantismo en el 1528. Fue atacada por los suecos en la Guerra de los Treinta años, pero la ciudad repelió el asalto.

La ocupación de las tropas de Napoleón Bonaparte hicieron que en 1802 perdiese sus privilegios imperiales y pasó a ser parte del reino de Baviera. A mediados del siglo XIX se construyó el ferrocarril que une la parte antigua de la ciudad, en la isla, con la parte nueva, y además se irguió el león del puerto, que representa al león de Baviera.

En 1945 las tropas francesas ocuparon la ciudad sin casi ninguna resistencia por parte del ejército y pasó a formar parte de la Alemania francesa hasta que en 1955 se incorporó otra vez al estado de Baviera.

 

La estación central se encuentra en la ciudad antigua, en la isla, justo al lado de todo lo que hay que ver en la ciudad.


6 de noviembre de 2018

El pájaro de oro - Der goldene Vogel


Hace muchos, muchos años un rey tenía un hermoso jardín detrás de su palacio. Allí había un árbol que daba manzanas de oro. Estas eran contadas todos los días, pero una buena mañana una faltó y el rey ordenó que todas las noches alguien hiciese guardia debajo del árbol.

El rey tenía tres hijos, y cuando comenzó a oscurecer mandó al mayor al jardín. Sin embargo, cuando la media noche llegó, no pudo permanecer despierto, y por la mañana otra manzana había desaparecido.

En la siguiente noche el segundo hijo se quedó haciendo guardia, pero tampoco le fue mejor. Cuando dieron las doce se quedó dormido y a la mañana siguiente había otra manzana menos.

Era el turno del tercer hijo, estaba preparado, pero el rey no confiaba en él y pensaba que no lo iba a hacer mejor que sus hermanos. El chico insistió en tener su oportunidad, y finalmente el rey accedió a que hiciese guardia. Se tumbó debajo del árbol con la intención de que el sueño no le venciese. Cuando dieron las doce oyó un rumor en el aire y vio como, a la luz de la luna, un pájaro se acercaba, su plumaje de oro relucía.

El ave se posó en el árbol y en cuanto cogió una manzana el chico le lanzó una flecha. Sin embargo, el pájaro la esquivó, pero la flecha le dio en el plumaje y una pluma de oro cayó al suelo.

El joven se la guardó y a la mañana siguiente le contó al rey lo que había ocurrido. El rey convocó a su consejo y se declaró que una pluma como esa valía más que todo el reino.

—Si esta pluma es tan valiosa, no me vale solo con una —dijo el rey—, quiero el pájaro entero.

El hijo mayor se puso en camino, no era muy listo, y pensaba que el solo podría encontrar el ave. Cuando ya había recorrido un buen trecho, vio en la linde de un bosque a un zorro. Sacó la escopeta y se preparó para disparar.

—¡No me dispares! —gritó el zorro—. Si no lo haces te daré un buen consejo. Quieres atrapar al pájaro de oro y esta tarde llegarás a un pueblo donde hay dos posadas, una en frente de otra. Una es muy luminosa y de su interior salen risas. Pero no vayas allí, sino a la otra, aunque te parezca que tiene un peor aspecto.

—¡Cómo va a darme un estúpido animal un buen consejo! —pensó el hijo del rey. Disparó su escopeta pero falló en el tiro. El zorro se dio la vuelta y se adentró en el bosque.

El chico siguió andando y por la tarde llegó al pueblo donde había dos posadas, una enfrente de la otra. En una se cantaba y bailaba y la otra tenía un aspecto pobre y triste.

—Sería un tonto si me fuese a esa mísera posada —pensó.

Así que entró en la que estaba más animada y se unió a los cánticos de los comensales. Tanto se dejó llevar, que acabó por olvidarse de la búsqueda del pájaro de oro y de todas las enseñanzas que había recibido.

Cuando el tiempo pasó y el hijo mayor no regresaba, el segundo hermano se puso en camino.

15 de octubre de 2018

Blogparade - Mitos en Alemania


Hace unos meses los blogueros hispanos que nos encontramos en Alemania comenzamos a realizar una serie de entradas temáticas, Blogsparade. En esta ocasión os vengo con la tercera propuesta que se ha lanzado. Viene de la mano del blog Romundeando y vamos a tratar el tema de los mitos alemanes; esas cosas que siempre hemos escuchado de ellos y comprobaremos si se cumplen o no.

He hablado en diferentes entradas sobre algunos de los mitos que tenemos sobre los alemanes, pero en esta ocasión vamos a hacer un vistazo general.

Antes de empezar quiero aclarar que aquí vamos a generalizar mucho, mucho. Está claro que no todos los alemanes cumplirán los mitos que vamos a nombrar. Y por supuesto, esto es algo muy subjetivo. Os voy a hablar desde mi experiencia. Igual en otras partes de Alemania o incluso en otro barrio de mi misma ciudad, se dan circunstancias diferentes u opuestas.


Aquellos que se cumplen:

- Lo estrictos que son a la hora de cumplir la burocracia. El papeleo, en todos los países, siempre es pesado, pero en Alemania hay que rellenar miles y miles de formularios. Y no puede faltar ni uno solo. Todo tiene que ir colocado tal y como está especificado, sin una cruz de menos o de más.

- Sentido del humor. No voy a decir que nulo, pues sería mentira. Mejor dirá extraño o diferente. Te puedes reír con los alemanes, por supuesto, y hay gente muy graciosa, pero por lo general, su sentido del humor es un poco diferente al nuestro, y algunas veces eso puede chocarnos y parecer que no tienen gracia, o hacer que para ellos tú no la tengas.

-Chanclas con calcetines. Sí. En verano todas las que quieras. Y cuanto más estirados estén puestos los calcetines y más blancos sean, mejor.

-Beben mucha cerveza. Otra verdad gigante. De hecho, el agua es más cara que la cerveza. Con eso lo digo todo.

-Racismo. En general, muy general, creo que puedo decir que los alemanes no son racistas. Quitando esa extrema derecha, AfD. Yo nunca me he sentido excluida por ser extranjera, pero también debo decir que soy de España. Creo que hay un racismo por países: los turcos, rumanos, polacos… de esas nacionalidades sí que he escuchado comentaros despectivos. Pero voy a ser sincera, nada que no haya escuchado en España con anterioridad. Por lo que si no considero mi país y mi gente como un país racista, no puedo decirlo de Alemania, donde he escuchado comentarios muy similares.


Los que no se cumplen:

8 de octubre de 2018

Los francos - Introducción

Los francos eran un pueblo germano que se originaron mediante la unión de diferentes tribus que habitaban en la orilla este del Rin, pues recordemos que este río hacía de frontera natural entre el Imperio Romano y los pueblos bárbaros.

Para poder entender el origen de los francos debemos retroceder hasta el siglo III.

No se tienen muchos datos sobre cómo se fundó este pueblo. Pero nos ha llegado un libro escrito por Gregorio de Tours llamado “Historia francorum”. Data del siglo VI y en el se narra un supuesto origen de este pueblo, pero muchos historiadores advierten que los datos que aquí se recogen no se pueden tomar como prueba histórica, pues muchos de las cosas que narra, más que hechos reales, son mitología.

Los datos históricos que sí se aceptan dicen que alrededor del siglo III los francos se dividían en dos grupos, a saber:

Francos salios, que se ubicaban en el valle inferior del Rin, lo que sería actualmente el noreste de Alemania hasta llegar a los Países Bajos.

Francos ripuarios, se encontraban en el Rin medio, por los alrededores de la actual Koblenz.

No se sabe cuándo ocurrió, pero en algún momento de la historia estos dos grupos se unieron en un solo pueblo.

Desde el año 250 el pueblo franco había entrado en conflicto con el Imperio Romano y un grupo atravesó toda la Galia, cruzó los Pirineos y una parte se asentó en la actual Tarragona, donde permanecieron durante una década.

Otro grupo de los que comenzaron esta excursión sureña continuó su incursión, construyeron barcos y se dedicaron a navegar por el Mediterráneo, por las costas de África y asaltaron todos los barcos que se encontraban.

A mediados del siglo IV, y después de unas cuantas batallas a sus espaldas, una parte de los francos que se había quedado en las orillas del Rin llegaron a un pacto con el Imperio Romano. Se les concedió una buena parte de la provincia de la Galia donde podrían habitar y establecerse sin ningún problema, con la condición de que les ayudasen a defender las fronteras del imperio en contra de los ataques de los otros pueblos bárbaros que aún les seguían atacando. Y así fue como los francos pasaron a ser “foederati” de Roma.


Esta alianza fue bastante fructífera y duró muchos años. Los francos se hicieron un pueblo muy fuerte y por eso, cuando el Imperio Romano comenzó su decadencia, aprovecharon el momento para extender sus fronteras hacia el resto de la Galia, haciendo que los visigodos permaneciesen al otro lado de la frontera natural que forman los Pirineos.

El jefe que lideraba a los francos en esta expansión del territorio se llamaba Meroveo, de donde proviene el nombre de la dinastía de los merovingios: unos reyes que tuvieron muchísima importancia, entre los que se encuentra Clodeveo I. Pero de ellos hablaremos en la siguiente entrada de historia dedicada a esta dinastía, los merovingios.


El pueblo franco tiene una historia muy larga, empieza en la Edad Antigua y continúa en el tiempo hasta llegar bien entrada la Edad Media. Así que aún nos queda mucho que ver de este apasionante pueblo que ayudó a darle forma a lo que actualmente conocemos como Europa.

________ 

Esto tan solo ha sido una pequeña parte de lo que es la historia de Alemania, aún queda mucho que contar y mucho que aprender. ¿Te vienes con nosotros de viaje al pasado?

¡Un saludo!



2 de octubre de 2018

Hartz IV / Arbeitslosengeld II



Hartz IV es el nombre coloquial del Arbeitslosengeld II, una ayuda social que concede el gobierno alemán a las personas que no tienen unos ingresos mensuales mínimos para subsistir.

Para poder solicitar esta ayuda debes de haber agotado las prestaciones por desempleo, el Arbeitslosengeld I, es decir, el paro. Una vez que esta ayuda acabe debes de cumplir una serie de condiciones para que te las concedan, aunque tampoco es seguro que lo hagan.

Las condiciones son:

- Debes de estar en edad de trabajar, es decir, tener entre 15 y 67 años.

- Hay que tener un permiso de trabajo en Alemania. Los españoles, al ser europeos, estamos exentos.

- Tienes que haber estado empadronado en Alemania como mínimo desde hace tres meses.

- Debes de haber trabajado como mínimo 1 año. También se puede solicitar con 6 meses de trabajo, pero la ayuda solo te la darán por 6 meses. Si no has trabajado siquiera medio año, no te la van a conceder.

- Debes cobrar menos de 750€ al mes y no tener una cantidad alta ahorrada, la cual no se especifica, pues depende de muchos factores, como los miembros que tenga la familia.


La ayuda consiste en:

- Regelbedarf. Es una prestación monetaria mensual. Los casados que vivan con la pareja recibirán alrededor de 370€ cada uno. Y si se tienen niños también se da una ayuda extra, pero depende de la edad del hijo, para menores de 6 años es de 240€, para menores de 14 de unos 300€. Para los menores de 18, de algo más de 300€ y para los menores de 25 de unos 330€.

- KdU Kosten der Unterkunft und Heizung. Esta ayuda incluye el pago del alquiler del piso y de la calefacción. El agua y la electricidad no están incluidas.

Esta ayuda monetaria depende de lo grande que sea piso y los miembros de la familia. Pero si tu piso no cumple con unos estrictos requisitos, puede que no te cubran todos los gastos o que te obliguen a cambiarte de piso.

- Krankenversicherung. Tener un seguro médico es obligatorio en Alemania y esta ayuda cubre este pago.

Estas son las ayudas principales, pero también pueden cubrir los gastos de un abogado, el transporte público, al menos una parte, entre otras cosas, y en el caso de las familias con hijos se pueden añadir otros suplementos.


25 de septiembre de 2018

Napola – Elite für den Führer



Nombre original: Napola – Elite für den Führer 
Dirección: Dennis Gansel 
País: Alemania 
Año: 2004 
Género: Drama 
Duración: 115 


Reparto: 
Max Riemelt como Friedrich Weimer. 
Tom Schilling como Albrecht Stein 
Devid Striesow como Heinrich Vogler 
Justus von Dohnanyi como Gauleiter Heinrich Stein 
Michael Schenk como Josef Peiner 
Florian Stetter como Justus von Jaucher 


En Napola se nos cuenta la historia de Friedrich, un joven alemán de 16 años apasionado del boxeo que tiene la oportunidad de entrar en uno de los colegios más selectos de la Alemania nazi. Friedrich acepta encantado, pues piensa que en ese lugar podrá llegar a ser alguien grande.

Pero no pasa mucho tiempo hasta que descubre que la rectitud que imponen y las ideas que allí se imparten no son lo que él creía.

En esta película nos adentramos en un aspecto de la Segunda Guerra Mundial y del régimen Nazi poco conocido como es la formación de la juventud en las ideas del partido.

20 de septiembre de 2018

Sighisoara


Sighisoara es una ciudad rumana ubicada en el distrito de Mureș. Se encuentra en la zona centro-norte del país, dentro de lo que se conoce como la región de Transilvania.

Tiene una población de unos 28.000 habitantes, pero esto va en disminución.

Es una de las ciudades medievales mejor conservadas de toda Europa y en el año 1999 fue incluida en la lista de la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.


Fue fundada entre los siglo XII y XIII por los sajones transilvanos, un pueblo alemán que fueron invitados a poblar el sudeste de lo que en aquel entonces era el Reino de Hungría a cambio de defender la frontera. Comenzaron a construir esta población encima de un fuerte romano llamado Castrum Sex, a la que denominaron Segesvár.

Nunca fue más importante que el resto de ciudades de los alrededores, pero sus habitantes la cuidaron con esmero.

La ciudadela, de la que aún se conservan una gran parte de los edificios, está rodeada de una muralla defendida por catorce torres, actualmente solo quedan nueve. Estas torres llevan el el nombre del gremio que las usaba, el cual también estaba encargado de su mantenimiento y defensa.

Todo Rumania, y mucho más esta región, Transilvania, están íntimamente relacionada con la leyenda de Dracula, pero esta ciudad es especial, ya que aquí nació Vlad Tepes, del que se dice, Bran Stoker, tomó la inspiración para crear a su personaje.

Aunque pueda parecer mentira, en Sighisoara no han aprovechado ese importante dato para darle promoción a la ciudad. En cambio, son sus edificios y su aire antiguo medieval, lo que hace que los turistas visiten esta población.

La estación de tren se encuentra a pocos minutos de la ciudadela.




Cetatea Sighisoarei - Ciudadela de Sighisoara

El mayor atractivo turístico de Sighisoara es perderse por las calles que se encuentran dentro de los muros de la ciudadela. Hay algunos puntos de interés que ahora vamos a señalar, pero, sin duda, lo mejor es pasear por las callecitas y descubrir sus rincones.



Turnul cu Ceas - Torre del Reloj 

Esta torre se encuentra en una de las puertas de la ciudad y es la que se suele utilizar para entrar dentro de la ciudadela.


Tiene 64 metros de altura y data del siglo XIV.

En el interior hay dos museos: el Museo de Armas y la Sala de Torturas. Y desde la parte de arriba de la torre se tienen unas grandes vistas de toda la ciudad.



Algunas de las torres más interesantes, esparcidas a lo largo de la muralla que rodea la ciudadela son: la torre Cositorilor, la de los Herreros (Turnul Fierarilor), la de los carniceros (Turnul Macelarilor), la Torre de los Tintoreros o la Torre de los sastres.


Casa de Drácula

Es la casa de nacimiento de Vlad III, posteriormente conocido como Vlad Tepes, que traducido al español sería Vlad el Empelador.


El nombre de Drácula proviene por el apodo de su padre, Vlad Dracul, “Vlad el Dragón”, pues pertenecía a “La Orden del Dragón”, y por eso a Vlad III se le conoció como Dracula, “Hijo del Dragón”.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...