15 de octubre de 2018

Blogparade - Mitos en Alemania


Hace unos meses los blogueros hispanos que nos encontramos en Alemania comenzamos a realizar una serie de entradas temáticas, Blogsparade. En esta ocasión os vengo con la tercera propuesta que se ha lanzado. Viene de la mano del blog Romundeando y vamos a tratar el tema de los mitos alemanes; esas cosas que siempre hemos escuchado de ellos y comprobaremos si se cumplen o no.

He hablado en diferentes entradas sobre algunos de los mitos que tenemos sobre los alemanes, pero en esta ocasión vamos a hacer un vistazo general.

Antes de empezar quiero aclarar que aquí vamos a generalizar mucho, mucho. Está claro que no todos los alemanes cumplirán los mitos que vamos a nombrar. Y por supuesto, esto es algo muy subjetivo. Os voy a hablar desde mi experiencia. Igual en otras partes de Alemania o incluso en otro barrio de mi misma ciudad, se dan circunstancias diferentes u opuestas.


Aquellos que se cumplen:

- Lo estrictos que son a la hora de cumplir la burocracia. El papeleo, en todos los países, siempre es pesado, pero en Alemania hay que rellenar miles y miles de formularios. Y no puede faltar ni uno solo. Todo tiene que ir colocado tal y como está especificado, sin una cruz de menos o de más.

- Sentido del humor. No voy a decir que nulo, pues sería mentira. Mejor dirá extraño o diferente. Te puedes reír con los alemanes, por supuesto, y hay gente muy graciosa, pero por lo general, su sentido del humor es un poco diferente al nuestro, y algunas veces eso puede chocarnos y parecer que no tienen gracia, o hacer que para ellos tú no la tengas.

-Chanclas con calcetines. Sí. En verano todas las que quieras. Y cuanto más estirados estén puestos los calcetines y más blancos sean, mejor.

-Beben mucha cerveza. Otra verdad gigante. De hecho, el agua es más cara que la cerveza. Con eso lo digo todo.

-Racismo. En general, muy general, creo que puedo decir que los alemanes no son racistas. Quitando esa extrema derecha, AfD. Yo nunca me he sentido excluida por ser extranjera, pero también debo decir que soy de España. Creo que hay un racismo por países: los turcos, rumanos, polacos… de esas nacionalidades sí que he escuchado comentaros despectivos. Pero voy a ser sincera, nada que no haya escuchado en España con anterioridad. Por lo que si no considero mi país y mi gente como un país racista, no puedo decirlo de Alemania, donde he escuchado comentarios muy similares.


Los que no se cumplen:

8 de octubre de 2018

Los francos - Introducción

Los francos eran un pueblo germano que se originaron mediante la unión de diferentes tribus que habitaban en la orilla este del Rin, pues recordemos que este río hacía de frontera natural entre el Imperio Romano y los pueblos bárbaros.

Para poder entender el origen de los francos debemos retroceder hasta el siglo III.

No se tienen muchos datos sobre cómo se fundó este pueblo. Pero nos ha llegado un libro escrito por Gregorio de Tours llamado “Historia francorum”. Data del siglo VI y en el se narra un supuesto origen de este pueblo, pero muchos historiadores advierten que los datos que aquí se recogen no se pueden tomar como prueba histórica, pues muchos de las cosas que narra, más que hechos reales, son mitología.

Los datos históricos que sí se aceptan dicen que alrededor del siglo III los francos se dividían en dos grupos, a saber:

Francos salios, que se ubicaban en el valle inferior del Rin, lo que sería actualmente el noreste de Alemania hasta llegar a los Países Bajos.

Francos ripuarios, se encontraban en el Rin medio, por los alrededores de la actual Koblenz.

No se sabe cuándo ocurrió, pero en algún momento de la historia estos dos grupos se unieron en un solo pueblo.

Desde el año 250 el pueblo franco había entrado en conflicto con el Imperio Romano y un grupo atravesó toda la Galia, cruzó los Pirineos y una parte se asentó en la actual Tarragona, donde permanecieron durante una década.

Otro grupo de los que comenzaron esta excursión sureña continuó su incursión, construyeron barcos y se dedicaron a navegar por el Mediterráneo, por las costas de África y asaltaron todos los barcos que se encontraban.

A mediados del siglo IV, y después de unas cuantas batallas a sus espaldas, una parte de los francos que se había quedado en las orillas del Rin llegaron a un pacto con el Imperio Romano. Se les concedió una buena parte de la provincia de la Galia donde podrían habitar y establecerse sin ningún problema, con la condición de que les ayudasen a defender las fronteras del imperio en contra de los ataques de los otros pueblos bárbaros que aún les seguían atacando. Y así fue como los francos pasaron a ser “foederati” de Roma.


Esta alianza fue bastante fructífera y duró muchos años. Los francos se hicieron un pueblo muy fuerte y por eso, cuando el Imperio Romano comenzó su decadencia, aprovecharon el momento para extender sus fronteras hacia el resto de la Galia, haciendo que los visigodos permaneciesen al otro lado de la frontera natural que forman los Pirineos.

El jefe que lideraba a los francos en esta expansión del territorio se llamaba Meroveo, de donde proviene el nombre de la dinastía de los merovingios: unos reyes que tuvieron muchísima importancia, entre los que se encuentra Clodeveo I. Pero de ellos hablaremos en la siguiente entrada de historia dedicada a esta dinastía, los merovingios.


El pueblo franco tiene una historia muy larga, empieza en la Edad Antigua y continúa en el tiempo hasta llegar bien entrada la Edad Media. Así que aún nos queda mucho que ver de este apasionante pueblo que ayudó a darle forma a lo que actualmente conocemos como Europa.

________ 

Esto tan solo ha sido una pequeña parte de lo que es la historia de Alemania, aún queda mucho que contar y mucho que aprender. ¿Te vienes con nosotros de viaje al pasado?

¡Un saludo!



2 de octubre de 2018

Hartz IV / Arbeitslosengeld II



Hartz IV es el nombre coloquial del Arbeitslosengeld II, una ayuda social que concede el gobierno alemán a las personas que no tienen unos ingresos mensuales mínimos para subsistir.

Para poder solicitar esta ayuda debes de haber agotado las prestaciones por desempleo, el Arbeitslosengeld I, es decir, el paro. Una vez que esta ayuda acabe debes de cumplir una serie de condiciones para que te las concedan, aunque tampoco es seguro que lo hagan.

Las condiciones son:

- Debes de estar en edad de trabajar, es decir, tener entre 15 y 67 años.

- Hay que tener un permiso de trabajo en Alemania. Los españoles, al ser europeos, estamos exentos.

- Tienes que haber estado empadronado en Alemania como mínimo desde hace tres meses.

- Debes de haber trabajado como mínimo 1 año. También se puede solicitar con 6 meses de trabajo, pero la ayuda solo te la darán por 6 meses. Si no has trabajado siquiera medio año, no te la van a conceder.

- Debes cobrar menos de 750€ al mes y no tener una cantidad alta ahorrada, la cual no se especifica, pues depende de muchos factores, como los miembros que tenga la familia.


La ayuda consiste en:

- Regelbedarf. Es una prestación monetaria mensual. Los casados que vivan con la pareja recibirán alrededor de 370€ cada uno. Y si se tienen niños también se da una ayuda extra, pero depende de la edad del hijo, para menores de 6 años es de 240€, para menores de 14 de unos 300€. Para los menores de 18, de algo más de 300€ y para los menores de 25 de unos 330€.

- KdU Kosten der Unterkunft und Heizung. Esta ayuda incluye el pago del alquiler del piso y de la calefacción. El agua y la electricidad no están incluidas.

Esta ayuda monetaria depende de lo grande que sea piso y los miembros de la familia. Pero si tu piso no cumple con unos estrictos requisitos, puede que no te cubran todos los gastos o que te obliguen a cambiarte de piso.

- Krankenversicherung. Tener un seguro médico es obligatorio en Alemania y esta ayuda cubre este pago.

Estas son las ayudas principales, pero también pueden cubrir los gastos de un abogado, el transporte público, al menos una parte, entre otras cosas, y en el caso de las familias con hijos se pueden añadir otros suplementos.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...