21 de noviembre de 2012

Quien avisa no es traidor.

Debido a mi ya conocida poca tolerancia al picante, el otro día vivimos una situación de lo más divertida, bueno, divertida por mi parte, a mis amigos no pareció que les hiciera tanta gracia, a pesar de los lagrimones que les caían por las mejillas.
Como ya dije en una entrada anterior, en estas tierras le echan picante a todo, sin importar que sea una comida caracterizada por su "suavidad" como puedan ser la tortilla de patatas o el gazpacho. No se a que viene esta obsesión, a lo mejor es por el frío, los rusos beben Vodka y los alemanes condimentan la comida a base de puñados de pimienta.

Pues bien, hace unos días me fui a cenar a un turco con un grupo de amigos. Entre risas, estornudos y limpieza de rigor del moquillo goteante, nos trajeron la comida. Unos platos gigantes, enormes, llenos de comida hasta el borde con una pinta estupenda, todo super lecker. Y al lado, como acompañamiento y decoración, habían puesto unas guindillas...

Yo  lo avisé, que conste.

No sé de donde habrá salido esta gente, pero en mi pueblo (y eso que no tengo) las guindillas pican a rabiar.
Cogieron una con un aire totalmente despreocupado y con la absoluta intención de comérsela entera y os repito, yo avisé. Pero nadie me hizo caso, decían que Bah!! que a mi me pica siempre todo, que no tengo aguante y que seguro que no era para tanto. Y volví a avisar. Pero desoyendo mi consejo, sabio por alguna vez en la vida, por segunda vez, decidieron que no pasaba nada, que es solo un pimiento más, que a lo mejor solo picaba un poco, pero seguro que estaba exagerando... no será para tanto, decían…

Aaaahhh!!! casi que puedo hablar de dulce y picante venganza cuando se metieron la guindilla en la boca y empezaron a masticar... sus caras pasaron a ser de diferentes tonalidades rojizas, comenzando por el rosa claro cuando se dieron cuenta de que efectivamente, las guindillas pican, hasta llegar al rojo intenso fuego llama de dragones, ese momento en el que las lágrimas les resbalaban por la cara, me miraban suplicando perdón y un trozo de pan... bueno, mejor una barra entera, ya que te pones.

Tuve que aguantarme la risa malvada y disimularla como buenamente pude con un pequeño ataque de tos tras una sonrisita de medio lado que no pude esconder.

Pero es que, a quien se le ocurre... en fin…


Saludos!!

6 comentarios:

  1. Esos momentos son tremendos. Como cuando llevas a algún neófito a un japones y le dejas que pruebe un puñado de wasabi. xDDD
    Que inocentes!! Yo pensé que el tema de que las guindillas picaban lo sabía todo el mundo pero ya veo que no. xDDD Seguro que a partir de ahora te tomarán más en serio. ;)

    ResponderEliminar
  2. XDDDDD No sé yo hasta que punto les "avisaste", me da que lo dijiste con la boca pequeña para que no te hicieran caso y así regodearte después, eres evil Igene!! Cada vez tengo más claro que el empujón que me diste atraición el día del Salón fue premeditado :PPPP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero que mala bruja eres Gut Flores!!!!!
      Yo avisé, dos veces de hecho. Y lo dije bien claro, fueron ellos los que no quiseron creerme.
      Sobre lo del Expomanga, no se que es lo que piensas, pero fue absoluta y completamente premeditado, no podía permitir, que TU, que odias a Sasuke te hicieras una foto con el!!! eso sería una traición a él. Y debido a que a mi si me gusta tengo el derecho sobre ti a capararlos todo lo que quiera :D

      Eliminar
    2. XDD Ejem, no empecemos una discusión sobre lo que es un personaje soso y antipático como Sasuke a lo que es un chico guapo disfrazado de ese personaje en cuestión, ya sabes que yo veia más allá del Sasuke pero no me dejaste aprovechar el momento malvada acaparadora Greyjoy XDDDDDDD

      Eliminar
  3. Guindillas de esas rojas y arrugadas? Es que tus amigos no saben distinguir entre una cosa "normal", apetecible, de algo que dice (o más bien, chilla): "cómeme y te arrepentirás"? En fin...que mejor no prueben nunca los pimientos del padrón, que seguro los ponían en una ensalada o algo así xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los pimientos de padrón vienen con sorpresa o no... a lo mejor te encuentras con uno que te hace echar fuego por la boca y el siguiente no sabe a nada.
      Por el contrario, las guindillas siempre pican, es un hecho constatado.

      Eliminar

¡Buenas!

¿Te ha gustado esta entrada? ¿Te ha parecido interesante? ¿Estás en desacuerdo? ¿Tienes algo que aportar sobre este tema?
Yo os cuento mis experiencias, y todo aquello que me parece digno de mención sobre este país, ¿te animas a compartir tu opinión y experiencia con nosotros?
Siempre me alegro cuando veo nuevos comentarios, así me da la sensación de que no hablo conmigo misma...

Muchas gracias por leerme y por comentar.

PD: Es posible que algunas veces los comentarios den fallos. Escribís, lo enviáis y luego no aparece... No lo he borrado, es un error que da Blogger y no consigo averiguar que es. Si la entrada no es muy antigua podréis encontrarla en la página del blog en Facebook, allí podéis escribir también.

¡¡Un saludo!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...