5 de marzo de 2015

Más diferencias culturales

Generalizar es una de las cosas más feas que podemos hacer. No está bien dar por sentado que un país o una comunidad es de tal manera basándonos tan solo en la forma de comportarse de unos cuantos de sus habitantes.
Pero el otro día viví dos situaciones que bien nos podrían servir de muestra para darnos cuenta de las diferencias entre la cultura alemana y los países del sur, turca en este caso, pero muy fácilmente me puedo imaginar a un español en la situación de la turca.


En la clínica damos citas por adelantado y si alguien no puede venir siempre pedimos que nos avisen. En el caso de no aparecer, esa cita se pierde y aún así cuenta como hecha.
Un fallo lo tiene cualquiera, así que si el paciente no viene una vez lo dejamos pasar, aunque es una excepción. Pero claro, si hacemos muchas excepciones estas terminan perdiendo el  nombre y pasan a ser de algo excepcional a algo habitual.
Una paciente, turca, no vino a una sesión. Se le olvidó completamente. Vale, no pasa nada, nos pasa a todos, por esta vez haremos la excepción.
La segunda vez que no vino también se le había olvidado, y me puso todo tipo de justificaciones, todas entendibles y lógicas. Pero si damos citas y los pacientes no vienen el dinero no entra y yo quiero cobrar a final de mes.
Le expliqué lo mejor que pude el concepto de excepción y que este suele ser único e irrepetible. Pero la señora se negaba a aceptarlo.
Y entonces llega un momento en el que por muy bien que me quiera manejar en alemán discutir en este idioma no es lo mío, así que terminé pidiendo auxilio a mi jefa.

No somos robots, no somos perfectos, somos humanos. Se nos pueden olvidar las cosas.
Esas eran las frases que más repetía la paciente. Daba mucho hincapié en el hecho de no ser robots, de no ser seres perfectos.
Mi jefa siempre le respondía con calma y apelando a la moralidad y responsabilidad.
Por supuesto que si. Pero también debemos de aceptar que nos hemos equivocado y asumir las consecuencias.

Así estuvieron 20 minutos, una en plan yo me libro por la cara, busco todos los resquicios que pueda para salir airosa. La otra firme y estricta. Las normas son las normas y se acatan tan cual están. Y punto.
Fue curioso ver desde fuera las dos culturas en acción.
Al final mi jefa consiguió que la paciente firmase, muy a regañadientes, que había ido aunque no lo hubiese hecho, aunque eso si, nos dijo que no volvería. De momento ha cumplido su palabra y dudo que vuelva.

A los pocos días me volví a encontrar con la misma situación. Una paciente faltó por segunda vez sin avisar. Cuando le dije que aún así tenía que firmar que había venido me preparé para la retahíla de excusas y justificaciones. Pero no, la señora, alemana, me dijo que por supuesto. Que era su culpa, a ella se le había olvidado y que por supuesto firmaría. Faltaría más.
Y listo, no hubo que dar más explicaciones ni nada. Entonó el mea culpa y todo solucionado...

Bien es cierto que también me puedo imaginar a un español en la segunda situación, al igual que a un turco. Pero fueron dos situaciones tan extremas y tan seguidas que se me quedaron grabadas.

Un saludo!!


2 comentarios:

  1. Irene:
    Por ahora llevo solo 4 semanas trabajando en un consultorio dos veces a la semana, y no se ha dado el caso de que alguien falte sin avisar. Los que no pueden asistir avisan llamando por teléfono. Lo que si me ha sorprendido es la puntualidad alemana, pues en todos estos días no he llegado tarde ¡ni un solo paciente a su sesión de 20 minutos!
    Por cierto, disfruto mucho lo que escribes. Saludos.
    Elisa Valencia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Elisa. Yo llevo ya algo más de un año y por lo general siempre avisan, aunque siempre hay algún que otro despistado. Suelo tener más o menos uno al mes sin avisar.
      Me alegro de que guste el blog.
      Un saludo!!

      Eliminar

¡Buenas!

¿Te ha gustado esta entrada? ¿Te ha parecido interesante? ¿Estás en desacuerdo? ¿Tienes algo que aportar sobre este tema?
Yo os cuento mis experiencias, y todo aquello que me parece digno de mención sobre este país, ¿te animas a compartir tu opinión y experiencia con nosotros?
Siempre me alegro cuando veo nuevos comentarios, así me da la sensación de que no hablo conmigo misma...

Muchas gracias por leerme y por comentar.

PD: Es posible que algunas veces los comentarios den fallos. Escribís, lo enviáis y luego no aparece... No lo he borrado, es un error que da Blogger y no consigo averiguar que es. Si la entrada no es muy antigua podréis encontrarla en la página del blog en Facebook, allí podéis escribir también.

¡¡Un saludo!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...