9 de julio de 2014

Juan con suerte - Hans im Glück

Juan había servido siete años a su amo cuando un día le dijo
-Amo, mi tiempo se ha acabado, me gustaría mucho volver a casa con mi madre. Dadme mi salario.
-Me has servido fiel y honradamente – dijo el amo – así que así será tu salario.
Y le dio un pedazo de oro enorme, que era más grande que la cabeza de Juan.
Juan se sacó un pañuelo del bolsillo y con este envolvió el trozo de oro, se lo echó al hombro y puso rumbo a casa.
Siempre iba dando un paso detrás de otro hasta que en un momento vio a hombre montado en un caballo cabalgando con alegría.
-¡Ah! – dijo Juan bien alto - ¡que preciosidad es el montar a caballo! Uno va como sentado en una silla, sin golpearse con las piedras, ahorrando suela de los zapatos y avanzando casi sin darse cuenta.
El jinete, que lo había escuchado se paró y gritó:
-¡Ey Juan! ¿Por qué vas andando?
-¿Qué otra opción me queda? – respondió – tengo que llevar esta bola hasta casa, cierto es que es de oro, pero no puedo mantener la cabeza erguida, me presiona mucho en los hombros.
-¿Sabes que? – dijo el jinete – cambiémonos las cosas. Yo te doy mi caballo y tú me das la bola.
-Con muchísimo gusto – dijo Juan – pero sabed que os retrasará.
El jinete desmontó del caballo, cogió el oro y ayudó a Juan a montar. Luego le puso las bridas en la mano y le dijo:
-Si quieres que corra tan solo tienes que chasquear la lengua y decir “hopp hopp”.

Juan no cabía en si del júbilo al verse montado en el caballo trotando con seguridad y libertad. Un rato más tarde se le ocurrió que podría ir más deprisa, así que chasqueó la lengua y dijo el “hopp hopp”. El caballo empezó a trotar y antes de que se diese cuenta salió despedido y acabó tendido en una de esas zanjas que separan los campos de labranza de la carretera. De no haber sido por un campesino que estaba en el camino con su vaca, el caballo habría seguido el trote sin detenerse. Juan se incorporó y se puso en pie. Estaba muy disgustado y le dijo al campesino:
-Esto de montar a caballo es un poco pesado, sobre todo cuando uno va sobre un rocín como este que te echa de la silla y te puedes romper la crisma. Nunca más volveré a sentarme ahí arriba. Elogio a su vaca, con ella se puede ir andando con sosiego y además uno puede disfrutar de leche, mantequilla y queso todos los días. ¡Lo que daría por tener una vaca así!
-Bueno – dijo el campesino – le podría hacer un tremendo favor. A mi no me importaría cambiarle mi vaca por su caballo.
Juan aceptó de inmediato el trato, le dio las bridas al campesino y este montó en el caballo al instante, y se fue cabalgando con rapidez.
Juan guió a la vaca detrás de si mientras pensaba en el buen negocio que había hecho.
-Si tan solo tuviese un pedazo de pan, y nunca me faltase podría comerlo siempre con mantequilla y queso. Y cuando tenga sed podré ordeñar a la vaca y beber si leche. ¿Qué más se puede pedir?

Cuando llegó a una posada se paró y comió con alegría todo lo que llevaba, el pan del mediodía y de la tarde. Y con los dos últimos peniques que le quedaban compró un vaso de cerveza.
Luego siguió su camino con la vaca siempre en dirección al pueblo de su madre.
Conforme más se acercaba el mediodía más calor iba haciendo y Juan se encontraba en un erial que tardaría por lo menos una hora en cruzar.
Tanto calor hacía y tanta sed tenía que la lengua se le pegaba al paladar.
-Ahora podré disfrutar del trato que acabo de hacer – pensó – ordeñaré la vaca y así podré refrescarme con su leche.
La ató a un árbol seco y como no tenía ningún cubo puso su gorro de piel debajo de ella, pero por más que lo intentó no consiguió que ni una sola gota saliese. Como lo hacía con tanta torpeza el animal se empezó a impacientar hasta que terminó por perder la paciencia y le pegó tal coz en la cabeza que tiró a Juan al suelo donde se quedo un tiempo sin saber siquiera donde se encontraba.
Por suerte un carnicero, que en una carretilla llevaba un cochinillo, pasó por el camino.
-¿Pero que broma es esta? – dijo el hombre y ayudó al buen Juan a levantarse del suelo.
Juan le contó lo que le había ocurrido y al final el carnicero le tendió su propia botella.
-Bebe y recupera las fuerzas. La vaca no quiere dar leche, es un animal ya viejo. Como mucho podrá servir como animal de tiro o para el matadero.
-¡Ay! ¡ay! – dijo Juan tirándose de los pelos - ¡quien lo hubiese pensado! Estaría bien si pudiese hacer la matanza en casa, tendría un montón de comida. Pero no me gusta demasiado la carne de vaca, me resulta poco jugosa. Si tan solo tuviese un cochinillo… Saben diferente, y además luego están las salchichas.
-Escucha Juan – le dijo el carnicero – por ser tú podría hacerte un favor, me gustaría cambiarte mi cerdo por tú vaca.
-Que Dios os premie por vuestra bondad – dijo Juan.
Y así le dio las riendas de la vaca, dejó bajar al cerdo de la carreta y cogió la cuerda que lo ataba.



Juan emprendió de nuevo el camino mientras pensaba en la buena suerte que estaba teniendo, en cuanto la situación empezaba a ponerse un poco complicada algo pasaba y todo volvía a estar bien.
Más adelante, un muchacho que llevaba una preciosa oca bajo el brazo se le unió en la caminata. Se ofrecieron mutuamente compañía y Juan comenzó a relatarle la buena suerte que estaba teniendo y como había conseguido en todos los trueques un buen cambio.
El muchacho le contó que el llevaba a la oca para una fiesta de bautizo.
-Levántala – le dijo agarrándola de las alas – mira que hermosa está. La estuvimos cebando durante ocho semanas. Aquel que la haga en el asado tendrá que limpiarse la grasa que le caerá por la boca.
-Si – dijo Juan sopesándola con una mano – está muy hermosa, pero mi cerdo tampoco está mal.
En ese momento el muchacho se puso a mirar por todas partes con aires nerviosos.
-Escucha – empezó a decir – con tu cerdo no está todo en orden. En el pueblo que acabo de pasar acaban de robar un cochinillo de un establo. Mucho me temo que es ese que llevas en la mano. Han mandado gente a buscarlo y sería algo horrible si te encontrasen con él. Podrías darte por contento si tan solo acabases un tiempo a la sombra.
El bueno de Juan estaba un poco asustado.
-¡Oh Dios mío! – dijo Juan – ayúdame a salir del apuro. Tú sabes más de todo este asunto que yo, coge el cerdo y yo me quedo con tu oca.
-Corro mucho riesgo aceptando eso – respondió el muchacho – pero no quisiera tener la culpa de que la buena suerte te abandonase.
Así que cogió la cuerda del cerdo y con rapidez lo bajó de la carreta. Y el bueno de Juan continuó su camino con el ganso bajo el brazo pensando que todos sus problemas se habían solucionado.
-Si lo pienso – se dijo para si mismo – este cambio tiene sus ventajas. En primer lugar el rico asado, luego la gran cantidad de grasa que se puede sacar, tendré manteca de oca para cuatro meses y por último las plumas blancas tan hermosas, me haré una buena almohada con ellas, dormiré como nunca. ¡Mi madre se alegrará muchísimo!

Cuando atravesó el último pueblo se encontró un afilador con su carreta que haciendo rechinar la rueda cantaba:

"Afilo tijeras con gran ligereza;
donde sopla el viento, allá voy sin pereza."

Juan se quedó parado mirándolo y al final le dijo al hombre:

-Os debe de ir muy bien todo, está muy feliz con su afilador.
-Si – contestó – este oficio tiene un fondo oro. Un verdadero afilador es un hombre que cuando mete la mano en el bolsillo siempre encuentra dinero. Pero, ¿dónde ha comprado tan hermoso ganso?
-No lo he comprado en ningún lado, lo cambié por mi cerdo.
-¿Y dónde compró el cerdo?
-Lo conseguí por una vaca.
-¿Y la vaca?
-Me la dieron por un caballo.
-¿Y el caballo?
-Lo cambié por una bola de oro tan grande como mi cabeza.
-¿Y el oro?
-Ese fue mi salario de siete años de servicio.
-No le ha salido mal ninguno de los cambios – le dijo el afilador – tan solo le falta que cada vez que se levante tenga monedas en los bolsillos, así su suerte estará completa.
-¿Y cómo consigo eso?
-Tan solo tiene que hacerse afilador, igual que yo. Para eso tan solo necesita hacerse con una piedra de afilar, el resto viene solo. Casualmente tengo aquí una, está un poco gastada, por eso tan solo con que me dieseis el ganso estaría bien. ¿La quiere?
-¿Y me lo pregunta? – dijo Juan – sería el hombre más feliz de la tierra. Con dinero siempre en los bolsillos ¿de qué tendré que preocuparme ya?
Le tendió el ganso y cogió la piedra de afilar.
-Y además  - dijo el afilador cogiendo una piedra cualquiera del suelo – le doy esta eficiente piedra. Con ella podrá enderezar siempre los viejos clavos que tenga torcidos. Guárdela bien.

Juan se guardó la piedra y con una enorme alegría en el corazón siguió su camino. Sus ojos brillaban de felicidad.
-Debo de haber nacido con una buena estrella – dijo en voz alta – todo lo que deseo acaba sucediéndome., igual que un niño con suerte.
Al poco tiempo se percató de que llevaba todo el día caminando y el cansancio comenzó a pasarle factura y también tenía hambre, y todas las provisiones se las había comido en el intercambio de la vaca.
Con mucho esfuerzo consiguió seguir caminando aunque a cada momento se paraba. Y las piedras le pesaban bastante. No podía quitarse la idea de la cabeza de lo bueno que sería no tener que llevarlas ahora mismo.

Como un caracol llegó a un pozo, quiso descansar un poco y refrescarse con el agua. Para no estropear las piedras al sentarse las dejó en el borde del pozo. Luego se sentó al lado y se inclinó hacia delante para poder beber pero en un falso movimiento tiró las piedras al fondo.



Cuando las vio caer saltó de alegría y con lágrimas en los ojos le dio gracias a Dios por haberle librado de esa manera tan sencilla de tener que cargar con las pesadas piedras. Sin que el tuviese ningún tipo de remordimiento.

-No hay nadie tan afortunado como yo – dijo en voz alta – que bajo el Sol camine.

Con el corazón ligero y libre de cualquier tipo de carga, continuó caminando hasta llegar a casa de su madre.




Hans im Glück en alemán.

¿Qué os ha parecido el cuento? ¿Lo habíais escuchado alguna vez?
Yo lo conocía pero creo que nunca lo había leído. Ha sido una gran sorpresa, realmente pensaba que eso de Juan con suerte era porque alguien afortunado... Aunque bueno, aquí se ve que la fortuna es algo un tanto relativa y que depende de por donde se mire. Para Juan todo son buenos intercambios. ¿La ignorancia hace la felicidad?
La verdad es que me gusta el mensaje que quiere mandar. Todos pensamos que lo han estado engañando pero en ningún momento él está desconforme con lo que le ocurre, se alegra y da gracias por su buena suerte.
¿Qué opináis vosotros? ¿Que moraleja creéis que tiene este cuento?


Juan con suerte - Hans im Glück, es el cuento número 83 del libro "Cuentos de la infancia y del hogar" escrito por los hermanos Grimm.
________

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado... pero aún quedan muchos más cuentos que leer, muchas historias por recordar y otras tantas por descubrir. ¿Te vienes? Cuentos de los hermanos Grimm

Un saludo!!



2 comentarios:

  1. Si concuerdo en que la ignorancia da felicidad porque a medida que iba leyendo pensaba "Pero como dicen que fue un buen trueque, cada vez es peor!" Yo parto de la primicia que todos el mundo quiere aprovecharte de ti y hasta no estar seguro que quieren algo de igual valor mejor no hacer tratos ni esperar nada bueno de nadie...Dios, me he vuelto en un gruñón :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas creepo, hay otra frase que dice que no es más feliz el que más tiene, sino el que menos necesita. Y está claro que el prota del cuento es feliz con muy poco.
      No te vuelvas gruñón! Todavía queda gente buena en el mundo!!
      Un saludo!!

      Eliminar

¡Buenas!

¿Te ha gustado esta entrada? ¿Te ha parecido interesante? ¿Estás en desacuerdo? ¿Tienes algo que aportar sobre este tema?
Yo os cuento mis experiencias, y todo aquello que me parece digno de mención sobre este país, ¿te animas a compartir tu opinión y experiencia con nosotros?
Siempre me alegro cuando veo nuevos comentarios, así me da la sensación de que no hablo conmigo misma...

Muchas gracias por leerme y por comentar.

PD: Es posible que algunas veces los comentarios den fallos. Escribís, lo enviáis y luego no aparece... No lo he borrado, es un error que da Blogger y no consigo averiguar que es. Si la entrada no es muy antigua podréis encontrarla en la página del blog en Facebook, allí podéis escribir también.

¡¡Un saludo!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...