15 de septiembre de 2016

Camino de Santiago. Historia, mitos y creencias.


Este verano, en el 2016, realicé una parte del Camino de Santiago, fue una experiencia realmente bonita e interesante y aunque no tiene mucho que ver con la temática del blog, más allá de la inmensidad de alemanes con los que me encontré en mi andar, permitidme hacer un paréntesis y que os cuente sobre esta antiquísima ruta de peregrinación.

Conforme iba recorriendo los kilómetros que me separaban de mi destino, Santiago de Compostela, millones de preguntas iban llegando a mi cabeza. ¿Quién fue el primer peregrino? ¿Realizó el apóstol Santiago este camino? ¿A dónde iba? ¿De dónde venía? ¿A qué vienen las conchas? ¿Qué significa Compostela?

Mi internet durante el camino se limitó al que había en los albergues en los que me alojé y en algunas ocasiones (bastantes) dejaba mucho que desear, así que fui acumulando las preguntas y ahora podré resolver todas esas dudas.

Realmente al apóstol Santiago el Mayor no realizó este camino, esta ruta lleva su nombre ya que se supone que sus restos se encuentran enterrados en la actual catedral de Santiago de Compostela.

Santiago de Zebedeo, también conocido como Jacobo de Zebedeo o Santiago el Mayor, para distinguirlo del otro discípulo de Jesús con el mismo nombre, fue uno de los Doce Apóstoles, hermano de Juan el Apóstol (Juan Evangelista). Murió decapitado en Judea a manos de Herodes entre los años 41 y 44. Según dicen su cuerpo fue robado y trasladado a Galicia.

Fue el apóstol encargado de evangelizar Hispania y por ello se le hizo el patrono de España.


Y ahora pongámonos en situación. Nos encontramos en el siglo IX, Edad Media, en plena reconquista. Tras la caída del Imperio Romano de Occidente Europa está rota. La iglesia cristiana es lo único que mantiene los vínculos entre los diferentes reinos, y en Hispania los cristianos poco a poco le van ganado terreno a los musulmanes.

Pero los nuevos reinos cristianos reconquistados de Al-Andalus no tienen recursos suficientes como para consolidar su poder. Los territorios conquistados a los musulmanes necesitan ser repoblados y el comercio debe de comenzar a fluir.

Y es aquí, justo en el momento oportuno, cuando en el año 813 un ermitaño llamado Paio (Pelayo) avista unas luces celestiales que le conducen hasta el monte Liberum Donum. Allí conduce al obispo de Iria, Teodomiro, y descubren lo que sin ninguna duda eran los restos (robados) del Apóstol Santiago.

Esta gran noticia se extiende con rapidez por Europa y todos los cristianos desean visitar la tumba del Apóstol.

Era el momento.



El rey Alfonso II manda construir una iglesia en el lugar donde se encontró la reliquia y se comienzan a preparar una serie de infraestructuras para facilitar la peregrinación de los cristianos venidos desde todas partes de Europa hasta los restos del apóstol, ubicados en aquel Campus Stellae, campo de estrellas, Compostela.

Así comienza la época dorada del Camino de Santiago.

La ruta se consolidad como una sólida red de peregrinos, lo que conlleva el aumento de mercancías, artesanos, comercio y una mejora de la economía en toda la zona de paso.

Se construyen posadas para los peregrinos, hospitales, mercados, puentes y toda una serie de infraestructuras que hacían de la peregrinación a Santiago no solo una ruta religiosa y espiritual, sino económica.

Unos siglos más tarde Alfonso III manda construir una basílica mayor y a principios del siglo XI, cuando se comienza a construir la actual catedral, se produce un repunte en la peregrinación a la tumba del apóstol Santiago pues las invasiones otomanas impiden que los cristianos puedan llegar hasta Jerusalén.


Al principio la ruta jacobea se realizaba por el actual Camino del Norte, pero cuando se reconquistó el territorio a los musulmanes esta fue modificada y trasladada un poco al sur, para así evitar las estribaciones de la Cordillera Cantábrica. Que es lo que actualmente se conoce como el Camino Francés.

Durante muchos siglos la fe de los feligreses cristianos hizo que esta ruta de peregrinación se convirtiese en un puente de unión, un punto de encuentro, algunos dicen que este fue el principio de Europa, de hecho, el Camino de Santiago ha recibido el título de " Calle mayor de Europa".

En el siglo XIV la peregrinación a Santiago sufrió un gran declive. Europa volvía a ser inestable. Y durante mucho tiempo la ruta Jacobea quedó casi en el olvido. Muchas posadas cerraron y los caminos se dejaron de mantener.

No es hasta mediados del siglo XX, cuando las rencillas en el viejo continente empiezan a apaciguarse, cuando se intenta revitalizar la ruta Jacobea. Y en el año 1993, año Santo Compostelano, el gobierno autonómico gallego creó una gran campaña de publicidad para el Jacobeo de ese año: Xacobeo 93. Se señalizó toda la ruta desde Roncesvalles, se arreglaron los caminos y se mejoraron los albergues.

La Unesco declaró el Camino de Santiago en dos ocasiones, 1993 y 1998 Patrimonio de la Humanidad.

En la actualidad la cantidad de peregrinos que realizan esta ruta asciende con los años, superando con creces los 200.000, y en los Años Santo Jacobeo, aquellos años en los que el 25 de julio (festividad de Santiago Apóstol) cae el domingo, el número de peregrinos puede llegar hasta a triplicarse.

Hoy en día mucha gente no realiza el Camino de Santiago con un objetivo religioso, la meta ya no es Santiago y visitar la cripta del Apóstol, pero aún queda algo de ese espíritu. Es una ruta para conocerse a uno mismo, superarse y conocer nuestros propios límites. Paz interior.

Aún me queda responder una de las preguntas que me hice durante mi peregrinación, ¿por qué una concha?

En realidad no es una concha, es una vieira, muy típica de las costas gallegas y se llama Pecten Maximu. Hay millones de leyendas acerca del origen de este símbolo jacobeo, pero dejando los "cuentos" a un lado la razón práctica más probable de su utilización es la de recoger agua. Por la forma que tiene los peregrinos de antaño utilizaban una vieira como vaso y dado que por la zona gallega es algo que abunda posiblemente todos aquellos que llegaban hasta Santiago lo hacían con una, recordemos que anteriormente la ruta Jacobea se realizaba por el norte, pegada a la costa.

Pero este no es el único símbolo que se asocia con esta ruta.


Otro de los símbolos del Camino de Santiago es el bastón o bordón, y cualquiera que haya realizado la peregrinación puede decir que es algo imprescindible para ayudarnos en nuestro andar. Las incontables subidas y bajadas del terreno se sobrellevan mucho mejor cuando nos apoyamos en él. Antiguamente también se utilizaba como defensa contra los perros y demás animales salvajes.

La calabaza también suele verse mucho, en especial atada a la parte más alta del bordón. Y no es más que la antigua forma de almacenar agua. Antes de la llegada de las botellas de plástico, una calabaza hueca era la mejor manera de transportar agua. En la actualidad nadie las lleva, pero aún así se ha conservado como símbolo de los peregrinos.

La imagen que representa a un peregrino lleva también una capa y un sombrero, vestimenta necesaria para protegerse del frío de la mañana, del sol y la lluvia.



La cruz de Santiago siempre va unida al camino, es una cruz latina de gules utilizada desde el siglo XII por los Caballeros de la Orden de Santiago.

Se dice que al principio no era ningún tipo de símbolo, sino una pequeña cruz que los caballeros utilizaban en sus viajes. La parte de abajo estaba muy afilada y gracias a ello podían clavarla en el suelo para así realizar sus oraciones.



Con el paso de los años pasó a ser el estandarte de estos caballeros y en la actualidad forma parte del escudo de la ciudad de Santiago de Compostela.


Antiguamente el Camino de Santiago era una ruta de peregrinación que pasaba por las tierras de diferentes terratenientes y parece ser que para poder realizarlo era necesario llevar consigo un salvoconducto que nos permitía transitar por todas esas tierras y es posible que de esa idea provenga la credencial que llevan los peregrinos actuales.

Es una especie de pasaporte que tenemos que ir sellando en nuestro andar, al menos dos veces al día y que nos acredita como peregrinos. Estos sellos los podemos encontrar en todos los albergues, las iglesias y en la gran mayoría de restaurantes o bares que hay a lo largo de la ruta jacobea.


Con este credencial llegamos a Santiago, allí tenemos que mostrarlo y con ello nos darán la Compostela, que certifica que hemos realizado el Camino de Santiago, que como ya digo son 100km como mínimo si vamos andando o en caballo, y 200km si lo realizamos en bicicleta.

En la antigüedad la gente realizaba esta peregrinación para ver el sepulcro de Santiago, así que imagino que no necesitaban ningún tipo de "trofeo", como básicamente es la Compostela. Pero en algún momento se extendió la idea de que al obtenerla se reduce a la mitad el tiempo que nuestra alma debe pasar en el purgatorio, e imagino que en aquella Edad Media repleta de gente supersticiosa, eso era una llamada sumamente poderosa. Y más lo es en un Año Santo, pues se obtiene la plena indulgencia, todo un reclamo muy bien orquestado.

A lo largo de los siglos el formato de la Compostela ha ido cambiando, pero el texto ha perdurado hasta nuestros días, lo que significa que está en latín:

CAPITULUM hujus Almae Apostolicae et Metropolitanae Ecclesiae Compostellanae sigilli Altaris Beati Jacobi Apostoli custos, ut omnibus Fidelibus et Perigrinis ex toto terrarum Orbe, devotionis affectu vel voti causa, ad limina SANCTI JACOBI, Apostoli Nostri, Hispaniarum Patroni et Tutelaris convenientibus, authenticas visitationis litteras expediat, omnibus et singulis praesentes inspecturis, notum facit : Dominum/Dominam____ (Versión latina del nombre del peregrino)
hoc sacratissimum templum, perfecto ltinere sive pedibus sive equitando post postrema centum milia metrorum, birota vero post decenta, pietatis causa, devote visitasse. In quorum fidem praesentes litteras, sigillo ejusdem Sanctae Ecclesiae munitas, ei confero. 
Datum Compostellae die____(dia) mensis____(mes) anno Dni____ (año)Canonicus Deputatus pro Peregrinis 
Secretarius Capitularis _______ (firma de la autoridad canónica).

Este es el aspecto de la Compostela en el año 2016.


Esto sería la parte de historia, mitos y creencias. Las recomendaciones las pondré en la siguiente entrada.

Os dejo un enlace a una página donde han recopilado todas las leyendas que giran entorno al Camino de Santiago.

Camino de Santiago. Recomendaciones, todo lo que hay que saber.

Un saludo!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Buenas!

¿Te ha gustado esta entrada? ¿Te ha parecido interesante? ¿Estás en desacuerdo? ¿Tienes algo que aportar sobre este tema?
Yo os cuento mis experiencias, y todo aquello que me parece digno de mención sobre este país, ¿te animas a compartir tu opinión y experiencia con nosotros?
Siempre me alegro cuando veo nuevos comentarios, así me da la sensación de que no hablo conmigo misma...

Muchas gracias por leerme y por comentar.

PD: Es posible que algunas veces los comentarios den fallos. Escribís, lo enviáis y luego no aparece... No lo he borrado, es un error que da Blogger y no consigo averiguar que es. Si la entrada no es muy antigua podréis encontrarla en la página del blog en Facebook, allí podéis escribir también.

¡¡Un saludo!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...