20 de abril de 2016

Máquinas expendedoras

Seguro que a todos os suenan las máquinas expendedoras. Últimamente parece que se han comenzado a poner de moda los locales en los que solo hay máquinas de esas con todo tipo de productos disponibles que van más allá de las típicas chocolatinas y sandwiches de dudosa procedencia. Se pueden encontrar libros, ramos de flores y un sin fin de productos para acabar la noche en pareja de una manera entretenida...

También existen las máquinas expendedoras colocadas en puntos estratégicos, de libros o bebidas en el metro, de comida al lado de los centros comerciales, tabaco en los bares o de preservativos en los baños. Aunque en el tema baños hay una amplia variedad de productos a ofrecer. Si tenemos suerte podemos llegar a encontrarnos hasta cepillos o pasta de dientes, aunque esto solo le he visto en muy contadas ocasiones.

Pero sin duda, las máquinas expendedoras mejor localizadas son las que se encuentran fuera de las tiendas de chucherías, llenas de pelotas y chicles rompedientes que tiene la función de hacer de cebo para que entres en la tienda.

Estas son las máquinas que conozco en España, siempre colocadas en algún sitio específico con una función clara. No están sin más puestas en la calle.

Por el contrario, en Alemania sí que me he encontrado tres máquinas expendedoras solitarias puestas en mitad de la calle, que parecen olvidadas por todos pero que realmente siguen en uso. A saber:

La máquina de periódicos.


Todas las que he visto son iguales, rojas con el mismo periódico, el Express o el Bild. El funcionamiento es muy sencillo, metes una moneda con lo que cuesta el periódico y la puerta se abre. Pero claro, aquí viene luego la mentalidad de cada uno, no hay nadie vigilando y llevarse todos los periódicos, en lugar de uno, que es lo que hemos pagado, es muy fácil.
Diría que por eso estas máquinas no existen en España, o al menos yo no me he encontrado nunca con ninguna...
He visto alguna que otra vez a gente comprando estos periódicos, de uno en uno y siempre están al día, así que en Alemania este servicio si que funciona muy bien.

Luego hay una máquina prehistórica que no sé si habrá en todas las ciudades del país, en Colonia la he visto en varios lugares, os hablo de las expendedoras de chicles en bola.
Todas las que he visto tienen esta forma:


Las que me he encontrado estaban en esquinas, pero por los alrededores no había nada que pudiese dar pie a su existencia, como un colegio o un parque. Aunque tienen un aspecto tan antiguo, que a saber si hace milenios había al lado una tienda de chucherías o algo que diese sentido a su colocación.

La curiosidad pudo conmigo y tuve que probarlo, ¿seguirán funcionando? Pues sí, lo hacen, aunque no os aconsejo realizar ese innecesario gasto, lo que sale de allí es una bola de chicle que supera con creces el término de rompedientes para elevarse a rompemandíbulas.
Cuando intenté darle un mordisco fui preparada, me imagina que iba a estar duro, pero nunca esperé que estuviese más duro que el diamante... Estuve el resto del día con dolor en la mandíbula.


La última máquina expendedora que me he encontrado por las calles alemanas ha sido la de tabaco.


Suelen estar un poco altas y la ranura donde se mete el dinero está muy arriba. Imagino que para evitar que los adolescentes compren, aunque con la media del país no sé si dará muy buen resultado.

En Alemania está prohibido que los menores fumen, aunque está claro que eso no es un impedimento para muchos de ellos.
Estas máquinas se encuentran en la calle y cualquiera que mida más de 1,70 puede comprar tabaco. No tienen ningún tipo de vigilancia, pero tienen un sistema de seguridad para que solo los mayores de edad puedan comprar el tabaco, ya que para que la máquina funcione es obligatorio introducir la tarjeta del DNI o una tarjeta de crédito.

Más de una vez me he encontrado con un hombre haciendo los debidos mantenimientos en estas máquinas, y alguna vez he visto a gente comprar el tabaco aquí, así que sí, aún funcionan.


Siempre me han llamado la atención estas máquinas, cuando las veo tengo la sensación de estar ante los últimos resquicios de una civilización ya olvidada. No tengo ni idea de porque tengo esa sensación, ¿quizás sea porque cuando era pequeña sí que había más máquinas de estas? No sé.

¿Habíais visto alguna vez éstas máquinas? ¿Os habéis encontrado con otras diferentes?

Un saludo!!


9 comentarios:

  1. Hola,

    yo creo que la sensación esa tuya viene de que son máquinas suuuper antiguas, puede ser? A mí me llama la atención que las de tabaco estén por todas partes, en cualquier calle, pegadas a cualquier fachada. Yo creo que en España el vecino de turno se quejaría por tenerla en su edificio. Además, una máquina así en España sería robada una noche sí y otra también, allí solo las hay en interiores, no?

    En Würzburg creo que he visto una máquina exprendedora de "repuestos de bici", jeje si puedo, le hago una foto, vale?

    Saludos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Roseta.

      La verdad es que una máquina de esas en España, con la poca iluminación que tienen las calles, sería vaciada muy frecuentemente. Y es una pena, ¿somos unos incivilizados? En fin...

      Las máquinas de tabaco solo me suena haberlas visto en los bares, creo que en España no hay ninguna en la calle. Esas máquinas no tienen ningún seguro y cualquiera puede comprar tabaco, sin importar la edad. Al menos con las alemanas tienes que meter el DNI o la tarjeta de crédito. Que se lo pueden robar a los padres, claro está, pero ya es algo.

      Lo de los repuestos de las bicis nunca lo había visto, que curioso. Si la vuelves a ver una foto como "Beweis" sería de agradecer.

      Un saludo!!

      Eliminar
  2. La primera vez que vi una máquina de tabaco en una calle oscura (como es habitual) y sin casi tránsito peatonal me quedé alucinada. Pensé que no funcionaba...En España hubiera durado entera 5 minutos. Ahora ya no me extraña y sé que aunque parezcan prehistóricas funcionan. Es muy alemán eso de que si algo funciona para que cambiarlo. Y no les falta razón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Gloria.

      Es que ¿para que cambiar o quitar algo que funciona y que la gente usa? Eso es despilfarrar el dinero sin sentido...

      Un saludo!!

      Eliminar
  3. Hola,
    en Berlín yo he visto una máquina expendedora de recambios de bicicletas.

    http://cabrejas.blogspot.de/2007/08/mquina-expendedora-de.html

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenas!

      ¡Parece que existe la misteriosa máquina de repuestos de bici! Me lo han dicho varias personas, pero nunca había visto una, que curioso.

      Un saludo!!

      Eliminar
  4. Yo por aquí me he encontrado máquinas expendedoras de preservativos y diferentes juguetes sexuales, lo curioso es su situación, una en la entrada de la estación de tren y la otra en la entrada de un colegio, a una de ellas le saqué una foto y todo xD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Ozharu. ¿Encontraste la máquina en la puerta del colegio en Alemania? Con lo que son algunos alemanes han tenido que lloverle muchas quejas al ayuntamiento...
      Un saludo!!

      Eliminar
    2. Pues no lo se, por la pinta que tiene parece llevar bastante tiempo ahí puesta.

      Eliminar

¡Buenas!

¿Te ha gustado esta entrada? ¿Te ha parecido interesante? ¿Estás en desacuerdo? ¿Tienes algo que aportar sobre este tema?
Yo os cuento mis experiencias, y todo aquello que me parece digno de mención sobre este país, ¿te animas a compartir tu opinión y experiencia con nosotros?
Siempre me alegro cuando veo nuevos comentarios, así me da la sensación de que no hablo conmigo misma...

Muchas gracias por leerme y por comentar.

PD: Es posible que algunas veces los comentarios den fallos. Escribís, lo enviáis y luego no aparece... No lo he borrado, es un error que da Blogger y no consigo averiguar que es. Si la entrada no es muy antigua podréis encontrarla en la página del blog en Facebook, allí podéis escribir también.

¡¡Un saludo!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...