11 de febrero de 2015

Alemán Vs. Español

Esta claro que por mucho tiempo que transcurra el alemán, y en este caso os hablo del idioma, jamás va a dejar de sorprenderme. Es una lengua con tantísimas palabras que uno nunca termina de aprender.
Cuanto estas comenzando todo te parece nuevo y muchas cosas no las entiendes, te han dicho que eso es así y ya, y tal cual te lo tienes que aprender, pero tu sigues dándole vueltas por que por más que te lo digan nunca jamás vas a encontrarle el sentido.

Al principio de llegar a Alemania viví una de esas experiencias con el alemán, que hoy, más de dos años y medio más tarde aún sigo sin comprender.

Estoy en la clínica, me llama un paciente y yo le respondo, educada que es una, un voy o lo que creo que vendría a ser la traducción al alemán, "ich gehe".
La recepcionista, que estaba a mi lado, se gira y me mira con cara rara.
- ¿A dónde te vas? - me pregunta confundida.
- Pues a la cabina uno, el paciente me ha llamado ¿no lo has escuchado?
- Si.
- Pues eso.
- ¿Pero entonces por qué te vas?
- No me voy a ninguna parte, voy a ver al paciente.
- Acabas de decir que te ibas.
- Si. A la cabina uno - respondo ya un tanto mosqueada, ¿qué diablos pasa aquí? Empiezo a notar que entramos en un bucle sin fin, conversación de besugos en 3,2,1...
 Me voy dejando a la recepcionista con un gran símbolo de interrogación en la cabeza, igual que el mío... no entiendo nada.

Un par de días después vuelve a ocurrir lo mismo, alguien me llama y vuelvo a responder.
- Ich gehe.
Pero aquí me echan el alto.

- Irene, en alemán cuando alguien te llama y dices que vas para allí no lo dices como tú lo estás diciendo, nosotros decimos "ich komme".
- ¿Komme? ¿A dónde?
- Pues a quien te ha llamado.
- Pero eso no tiene sentido. ¿Komme del verbo kommen? (Llegar en español).
- Así es.
- ¿Cómo voy a decir que llego si aún ni me he movido? Lo lógico sería decir que voy, "ich gehe".
- No Irene, si dices eso significa que te estás marchando del lugar, que te vas a otro sitio. Cuando te despides dices "ich gehe" y cuando alguien te llama y vas para allí dices "ich komme".
- Pero...
- No Irene, no tienes que entenderlo, es así y punto.


Y ale, no tienes que entender nada, sin procesar, lo asimilas y lo aplicas. No estás de acuerdo, lo entiendo, yo tampoco, no lo entiendes, igual que yo, pero es así y PUNTO.


Curiosamente este es el mismo verbo que se utiliza en alemán cuando alguien alcanza el orgasmo, así que para evitar los dobles sentidos hay gente que procura no utilizar este verbo cuando llega a algún lugar y decir ankommen. Pero en la situación anterior solo puedes utilizar el kommen. 
Personalmente nunca me he encontrado a nadie que me haya hecho la gracia, pero también es posible que los alemanes no tengan tan mala idea. Para nosotros casi todo puede llegar a tener un doble significado y sin duda algo tan utilizado como esto sería una broma muy recurrente.



Otra gran diferencia entre el español y el alemán está en los géneros. Ya sabemos que en deutsch podemos encontrar 3 géneros diferentes, masculino, femenino y neutro. Así que está claro que algunas palabras, la mayoría, no tendrán el mismo género en español y en alemán. Aunque esto, a parte de generar un buen dolor de cabeza cuando estás aprendiendo las palabras, no supone mucho más problema... en principio...

Yo ya era consciente del hecho de que la luna y el sol tiene el género cambiado en alemán. Die Sonne y der Mond.
No le había dado más importancia hasta que hace poco me topé con uno de los cuentos de los hermanos Grimm que quise traducir, Los siete cuervos. Ahí aparece der Mond, con voz de hombre y adjetivos masculinos. Tuve suerte y el hecho de que el género estuviese justo al contrario no supuso un gran problema a la hora de traducir y aún así el cuento quedó coherente.
Pero imaginaos un cuento donde todo lo que se dice de la luna es en femenino, y la luna es una dama.
Pues bien, ahora coged ese mismo cuento y contádselo a un grupo de niños alemanes que van a clases de español...
Podéis hacer que sufran un colapso.
Esto es lo que le pasó a una paciente mía. Ella habla perfectamente español, pues estuvo mucho años viviendo en Chile, pero a sus hijos siempre les ha hablando en alemán y nacieron aquí. Así que los lleva a clases de español y en estas clases fue cuando ocurrió todo.
El niño llegó a casa hecho una furia. No entendía nada, su profesora no sabía lo que estaba diciendo, que como podía ser la luna una mujer, ¡¡der Mond es un hombre!! ¡Y no lleva faldas! ¡la luna no es una señorita! Que no, no y no.
Y yo entiendo al niño, toda la vida pensando que la luna es una dama y al final resulta que es un caballero con sombrero de copa y bigote... ¿No tendrá algo que contarnos...?  
Que poco sentido tiene ahora esta gran canción...



Seguro que muchos de vosotros ya os habíais percatado de estas sutiles diferencias. ¿Os ha pasado alguna situación graciosa en la que estas palabras estuviesen presentes?
¿Qué otras diferencias entre el español y el alemán os han sorprendido? ¡Contádnos!

________

El alemán es un idioma muy rico, tiene una gran cantidad de palabras y de expresiones que muchas veces desconocemos, pero para descubrirlas solo tienes que pinchar en este enlace: Peculiaridadesdel alemán.

Un saludo!!
 




12 comentarios:

  1. Hola Irene!

    Pfff... gehen y kommen, vaya tela! Creo q no lo diré bien expontáneamente en la vida... jajaj todavía me acuerdo del mogollón de tareas y fotocopias q nos dió la profe de alemán en españa para dominar ese tema, y al llegar akí, todo olvidado! jaja Lo de "ich komme" para decir "voy" si lo tengo interiorizado, pero hay otras situaciones q se me escapan...Últimamente he oido un truco: se usa kommen para el final del trayecto de ir, por ejemplo "ich komme um 8 in die Arbeit", pero si por el camino vas a la Farmacia, se usa gehen... es de locos, verdad? jajaj con lo fácil q es en español "venir" para aquí e "ir" para allí... jaja

    Lo de der Mond y die Sonne yo lo aprendí a las bravas entrando por error al baño de los hombres (en muchos bares hay un sol y una luna para indicar señoras y caballeros).

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que con todo eso del ir y venir tengo la cabeza siempre liada. Algunas veces los alemanes son muy complicados...
      Lo que dices de los baños yo nunca lo he visto, pero estoy segura de que si me encuentro en dicha situación siempre me iré a la Luna... lo tenemos tan asociado e interiorizado que va a costar ver a la luna como un hombre...
      Un saludo!!

      Eliminar
  2. Con lo de die Sonne y der Mond...toca ser mente abierta, porque cuando uno se cierra ahi es cuando llegan los rayones de disco duro y los traumas jejeje...pero pues la razón que me dio a mi un niño, un tanto machista claro esta, fue "Pero el sol es fuerte, te quema, es grande y brillante mientras que la luna es callada, penosa porque hay veces no sale del todo...es más femenina!" Bueno le dije al niño que pues tienen lógica pero que no puede generalizar porque no todas las mujeres son así "mi mama si!"...ok bien por ti chavalillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas creepo! Uff,que niño más machista, y vaya madre la suya. Dudo mucho que yo le hubiese dicho algo en contra, paso de discutir, pero está claro que para nada comparto su opinión :S
      Un saludo!!

      Eliminar
  3. Pues mira, los catalanes no tenemos ese problema en alemán porque se dice igual... De hecho, es un error típico cuando un catalanohablante habla en español: ¿Vienes a mi casa o no? Que sí, ¡que ya vengo! ;)
    ¡Saludos! Berta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Berta. Que curioso, no tenía ni idea de que vosotros lo decíais así. Más facilidades para aprender el alemán, esto es un poco lioso.
      Un saludo!

      Eliminar
  4. Hola, Irene! Respecto al "ich komme", si hablas inglés sabrás que también cuando llaman a la puerta y vamos a abrir se dice "I'm coming" y no "I'm going". Esto se puede explicar desde la psicolingüística. En estas situaciones los ingleses y alemanes "se sitúan mentalmente" en el espacio físico de la persona que espera. Por eso dicen "vengo", mientras que los españoles no llevamos a cabo este cambio espacial mental. Por tanto, para nosotros es obvio que el movimiento es desde yo estoy hacia donde la otra persona está.
    Hay muchos ejemplos de cómo la psicolingüística influye en la forma que tenemos de expresarnos.
    Recuerdas la película "Buscando a Nemo"? Pues en inglés el título original es "Finding Nemo" y en alemán "Findet Nemo".
    Existen incluso teorías lingüísticas que arguyen que el uso de la lengua influye en tal medida en la mentalidad que, digamoslo así, pueblos como el británico, americano o el alemán son más resolutivos porque su forma de hablar les orienta hacia el final de la acción o hacia el destinatario. Mientras que idiomas como el español que ponen la atención en el proceso y no el resultado hace perdamos de vista el objetivo y por eso (dicen, a saber cuánto hay de cierto) somos más ineficaces.
    Como digo, son teorías, pero reconozco que la psicolingüística me parece apasionante.
    Un saludo!
    Elena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Elena. La verdad es que no se me había ocurrido pensarlo así. No tenía ni idea de eso que nos comentas, sin duda muy interesante. Me ha entrado curiosidad por la psicolingüística, a ver que encuentro.
      Un saludo!!

      Eliminar
    2. ¡Hola otra vez, Irene!
      Existen cosas curiosísimas sobre los idiomas. Soy profesora de español y ahora vivo en Letonia, pero he vivido también en Alemania, de ahí que te entienda cuando comentas tantas cosas (y por lo que me gusta tanto tu blog).
      Por ejemplo, respecto al género de la luna y el sol, puedo decirte que aquí en Letonia es como allí, la luna es masculina y el sol femenino.
      Un alumno me explicó que se debe a que aquí ver el sol es tan raro (jeje, doy fe), que lo consideran "la madre de la vida". Hay vida gracias al sol y la figura más importante para la vida es la madre. Por eso es femenino. Quizá en Alemania sea igual, no se me ocurrió preguntarlo.
      Un saludo y te sigo leyendo,
      Elena

      Eliminar
    3. ¡Buenas Elena! Una explicación sin duda muy interesante, me gusta mucho más que la que le dieron a creepo, unos comentarios más arriba. Creo que no conozco a ningún alemán que pueda explicarme el porque de estos artículos, pero me quedaré con la pregunta en la cabeza por si surge en algún momento.
      Buen domingo.
      ¡Un saludo!

      Eliminar
  5. a mi me pasó, en un restaurante mejicano, donde muchas cosas estaban en español (el menú, los letreros, etc...) pues bien, a la hora de ir al servicio venía el caos!! en el baño de las damas había una luna dibujada y en el los hombres un sol...lógico!!! pensé yo...hasta que empecé a observar que la gente entraba y salía de los aseos confundida, pasando de una puerta a otra jajajaja....ahí me percaté del problema!!
    Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Ana. La verdad es que cambiar el género a la luna y al sol da para muchas confusiones, y más si son utilizadas para señalar mujer y hombre...
      Un saludo!!

      Eliminar

¡Buenas!

¿Te ha gustado esta entrada? ¿Te ha parecido interesante? ¿Estás en desacuerdo? ¿Tienes algo que aportar sobre este tema?
Yo os cuento mis experiencias, y todo aquello que me parece digno de mención sobre este país, ¿te animas a compartir tu opinión y experiencia con nosotros?
Siempre me alegro cuando veo nuevos comentarios, así me da la sensación de que no hablo conmigo misma...

Muchas gracias por leerme y por comentar.

PD: Es posible que algunas veces los comentarios den fallos. Escribís, lo enviáis y luego no aparece... No lo he borrado, es un error que da Blogger y no consigo averiguar que es. Si la entrada no es muy antigua podréis encontrarla en la página del blog en Facebook, allí podéis escribir también.

¡¡Un saludo!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...