17 de mayo de 2013

Cosas de cama

Hoy me gustaría hablaros y de paso desahogarme un poco, de un objeto inanimado que nos acompaña a lo largo de toda nuestra vida pero que no todo el mundo se percate de la importancia de su existencia, las almohadas.
Malditos seáis los que tenéis una en condiciones, esas almohadas alargadas, blanditas o más duras, pero consistentes tan tan achuchables… ainssss, lo que daría por una de esas…
¿Quién no se ha peleado alguna vez por una almohada? Porque la que tú tienes no te gusta, y quieres ESA, la quieres, porque es más dura, más blanda, más grande o porque simplemente la otra persona la ha terminado usurpando durante la noche.
Por estas tierras las almohadas no existen como tal, de hecho ni siquiera poseen un nombre propio, las llaman cojines – das Kissen o como mucho muchísimo cojines de cabeza – das Kopfkissen.
Eso es lo que son las almohadas aquí, cojines, muy grandes, pero cojines en esencia. Cuadrados, poco estables, con una nula dureza, que por la mañana tienes la cabeza en la cama, pues lo que hay dentro se ha ido moviendo/adaptando o lo que diablos pase, y al final se ha creado un hueco, que es donde ha quedado tu cabeza incrustada.
Mira que he buscado y rebuscado, pero no he conseguido encontrar ninguna en condiciones. Para empezar el 99 % son cuadradas, en el otro 1% se engloban el resto de formas.
Debe de ser que yo no me he enterado y por aquí hay un concurso de a ver quien es la almohada más blanda, porque de verdad, la más consistente que encontré deja mucho de desear.
Aunque en realidad sí que es posible encontrar almohadas duras, esas con forma de ola, las viscoelásticas… que no es que sean duras, es que dormir sobre una piedra o sobre eso sería lo mismo.
Son rectangulares, si, son duras, si (demasiado), pero les falta el tercer punto que hace de una almohada un buen compañero de cama, son cero achuchables, fallo enorme…
De nuevo nos encontramos con los alemanes y sus extremos.
En el siguiente paquete de España, mamá por favor, mete mi almohada!

Otro objeto que suele ir de la mano son los edredones. Que hay de dos tipos, el de verano y el de invierno, que suele ser añadir una capa más al de verano.
La primera vez que vi un edredón de verano me quedé un tanto confusa, porque no son simples mantas, no señores, son nórdicos!!
Una proviene de la España profunda, de La Mancha, y los 30º C en los meses de verano, por la noche, no te los quita nadie, así que eso de dormir con edredón queda descartado, de hecho muchas veces hasta la sábana sobra.
Pero aquí la temperatura no es tan extrema, y el edredón de verano se utiliza siempre, en eso si que han acertado, aunque en lo que al arte de hacer almohadas se refiere, un suspenso gigantesco.

Si hay alguien por ahí que viva en Alemania y haya sido capaz de encontrar una almohada en condiciones, que por favor se apiade de mí y me diga donde puedo comprar una!!!

Saludos!!
 

10 comentarios:

  1. buenos días, estoy haciendo una busqueda de blogs y solo debo decir que esta entrada me ha encantado. Me ha hecho reir, de hecho me estoy riendo todavía mientras escribo. Y es que soy un loco de las almohadas, en mi casa siempre se rien pq duermo con 2 como mínimo y a parte cojines!!! Te deseo suerte y que encuentres la almohada, seguro que existe, no te rindas!

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo. Pero siento decirte que lo llevas crudo... Encontrar una almohada como las nuestras en este país es casi imposible. Lo que sí podrás encontrar, como consuelo, son unas alargadas pequeñas (40x80cm) cuya consistencia es aceptable. Están pensadas para ser individuales en camas de matrimonio, así que en una cama grande no te cubrirá todo el ancho, pero le dan mil vueltas a esos sacos de aire flácidos que usan aquí. No te será muy difícil encontrarlas, las hay en el Ikea y otras tiendas de muebles (http://www.ikea.com/de/de/search/?query=Kissen&pageNumber=1).

    Yo me traje la mía de España, pero aún así he tenido que sufrir esos insoportables cojines en los hoteles. ¡Vaya tortura!

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que suerte la tuya que tienes una almohada española. Me pasaré por IKEA a ver que me encuentro.

      Eliminar
  3. Amazon tiene la solución, no son excesivamente caras y te pueden servir, que la almohada es un componente muuuu importante de la cama :)
    http://www.amazon.es/s/ref=nb_sb_noss_1?__mk_es_ES=%C3%85M%C3%85Z%C3%95%C3%91&url=search-alias%3Daps&field-keywords=almohada&sprefix=almohad%2Caps&rh=i%3Aaps%2Ck%3Aalmohada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no me fio mucho de comprar almohadas sin testarlas primero, porque a saber si son duras o ultra blandas... pero gracias por el intento :D

      Eliminar
  4. Yo también estoy de acuerdo con lo de las almohadas alemanas: son una cosa blandurria que ni es almohada ni es nada. Jajaj, yo me acuerdo llegar a Alemania en verano y encontrarme el nórdico y lo peor de todo: morirme de frío! Mi primera compra alemana fue un chandal para dormir abrigada. Por cierto, el nórdico también era blandurrio!

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! Ante todo, felicidades por el blog. Yo también viví en Alemania una temporada y te entiendo. Ahora mismo me encuentro en Suecia y sigue existiendo el mismo problema de las almohaditas... Por mi parte, he encontrado la solución perfecta. Mi almohada en España es (o solía ser) una viscoelástica bastante blandita y achuchable (nada que ver con las almohadas ola que tu defines) y ¡¡he visto que las venden exactamente igual en Primark!! Por lo general están colocadas en la sección de "hogar"o junto a la línea de caja. También he llegado a otro punto: si vas a Ikea y compras dos fofas, lo más rectangular posible, y las metes juntas en una funda de almohada... voilà! tu almohada tierna y achuchable al instante. Saludos y espero que encuentre, si no lo has hecho ya, una solución. Glück!

    ResponderEliminar
  7. Hallo! Gracias por escribir todas tus experiencias en este maravilloso blog! Me ha servido de mucho para no meter la pata una vez que me encuentre por esas frías tierras. Soy Mexicano y creo que este tema en lo particular es uno muy importante pues preferiría morir antes que dormir en esas piedras cuadradas que tanto has odiado. De ahora en más pensare en comprar una valija extra para llenarla al tope con almohadas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Martin. El mayor problema de las almohadas alemanas es que son cojines grandes, son hiper mega blandos, luego están las almohadas esas de cuello, esas son muy duras.
      No hay almohadas de termino medio. Yo me terminé trayendo una de España.
      Me alegro de que te haya gustado el blog, seguro que si sigues leyendo encontrarás más cosas interesantes.
      Un saludo!!

      Eliminar

¡Buenas!

¿Te ha gustado esta entrada? ¿Te ha parecido interesante? ¿Estás en desacuerdo? ¿Tienes algo que aportar sobre este tema?
Yo os cuento mis experiencias, y todo aquello que me parece digno de mención sobre este país, ¿te animas a compartir tu opinión y experiencia con nosotros?
Siempre me alegro cuando veo nuevos comentarios, así me da la sensación de que no hablo conmigo misma...

Muchas gracias por leerme y por comentar.

PD: Es posible que algunas veces los comentarios den fallos. Escribís, lo enviáis y luego no aparece... No lo he borrado, es un error que da Blogger y no consigo averiguar que es. Si la entrada no es muy antigua podréis encontrarla en la página del blog en Facebook, allí podéis escribir también.

¡¡Un saludo!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...